Escucha esta nota aquí

Cada 16 de diciembre se celebra el nacimiento -fecha aún no confirmada- del compositor con dos noches de conciertos y eventos especiales para el público. Pero la pandemia ha dejado todas las actividades culturales suspendidas, informó este miércoles la agencia de noticias Euronews.

Sin embargo, la ciudad alemana de Bonn dedicará este año una conmemoración virtual a su genio más universal: Ludwig van Beethoven.

La casa de Beethoven también se mantiene cerrada al público. El museo que retrata sus primeros años de vida ha aprovechado este tiempo para reacondicionar la exposición.

"Hemos revisado y rediseñado completamente toda la casa, toda la exposición permanente. Ya no es un recorrido cronológico, sino una orientación temática en donde Beethoven creció. Sus obras se muestran en las diferentes habitaciones", dijo Ursula Timmer-Fontani, portavoz del museo.

En Bonn nació, pasó su infancia, su juventud y vivió hasta los 22 años. La plenitud musical la alcanzó en la capital austríaca, donde estrenó algunas de sus obras cumbre, como la Novena Sinfonía, en 1824, ya completamente sordo.

Parte del llamado Año Beethoven alemán se ha trasladado a 2021, con la esperanza de poder regresar al formato presencial.

Sin embargo, durante todo el año y en diversas partes del mundo se le han realizado homenajes musicales interpretando sus composiciones. Entre ellos la Orquesta Filarmónica de Santa Cruz de la Sierra le dedicó los meses de junio y julio para realizar charlas y difundir su música de manera virtual

Vida y obra 

Ludwig van Beethoven nació en diciembre de 1770 en Bonn. En la actualidad allí se puede ver  el monumento de Beethoven en la Münsterplatz que fue inaugurado en 1845 y financiado en parte por Franz Liszt. Su presencia recuerda hasta hoy su importancia para Bonn y es, de hecho, una parada que no puede faltar en un tour por dicha ciudad.

Frustrado porque, a la muerte de su padre, no obtuvo su cargo en el electorado de Colonia, Johann, su padre, que ya había desarrollado un alcoholismo devastador, volcó todas sus esperanzas en su hijo. Así, adoptando como modelo a Leopold Mozart, padre del famoso compositor, empezó a enseñarle a Ludwig, entonces de cuatro años, los rudimentos de la música, pero a golpes y gritos.

Cuando tenía solo 10 años, Beethoven tocaba el órgano en la iglesia Remigius. Y a los 12, el prodigio ya escribía sus primeras piezas. Si bien su fecha exacta de nacimiento sigue siendo un misterio, al menos se sabe que fue bautizado el 17 de diciembre.

“Ludwing van Beethoven es uno de los compositores, pianistas y directores de orquesta más emblemáticos de la transición entre el siglo XVIII y XIX. Gracias a su creatividad y atrevimiento, la música alcanzaría un desarrollo inesperado y maravilloso hacia la libertad y la expresión individual. Tal es su importancia que Beethoven es considerado el último de los representantes del clasicismo musical, y al mismo tiempo, el precursor del romanticismo”, explica la especialista en Artes, Andrea Imaginario en el portal de internet Cultura Genial

Comentarios