Escucha esta nota aquí

Cualquier motivo es bueno para darle un agradable gusto al paladar, ya sea un cumpleaños, aniversario o simplemente saciar un antojo. Y una torta de merengue cae muy bien a cualquiera, sobre todo en estos días calurosos, pues se trata de un postre fresco.

Álvaro Hurtado, chef y repostero boliviano saca sus recetas y enseña a preparar una rica torta de merengue con frutillas, que es fácil de elaborar, con ingredientes simples y baratos que se encuentran en los mercados.

Ingredientes

* 10 huevos

* 3 tazas de azúcar en polvo

* 2 cucharas de maizena

* 1 cuchara de vainilla

* Jugo de un limón

* 2 cucharillas de polvo de hornear

* 1 litro de crema chantilly

* medio kilo de frutillas



Preparar

Separar las claras de las yemas de los 10 huevos. Solo se utilizan las claras y las yemas se las coloca aparte para ser utilizadas en otra oportunidad. 

Batir las claras a máxima velocidad. Cuando empieza a subir y quedando a punto de nieve se le añade poco a poco el azúcar en polvo, hasta que se convierta en un merengue bastante firme. Luego se le agrega la vainilla y el jugo de limón.

De manera cernida se le añade la maizena y el polvo de hornear. Se vuelve a batir hasta que todo se integre y con ello ya está lista la masa de la torta.

En el fondo de un molde coloque papel manteca o estañado, cuidando de que cubra todo el espacio de abajo del recipiente. Luego se vierte toda la masa y se coloca al horno caliente, donde tiene que estar entre 50 minutos y una hora a fuego mínimo. 

Cuando la masa se levanta y agarra un color dorado significa que está lista. Se apaga el horno y se deja la fuente para que enfríe adentro. No sacar la preparación porque sino se baja y se daña la masa.

Aparte, batir la crema chantilly, que debe estar bien fría. Agregar el azúcar impalpable al gusto, reservar para rellenar y decorar. Las frutillas deben estar bien limpias para picarlas por la mitad para el relleno y dejar las más bonitas y grandes enteras para la decoración.

Luego de que la masa enfrió sacarla del horno. Ponerla en otro recipiente cuidando de retirar bien el papel que tenía de fondo. Poner la crema encima de la pasta, decorarla con una manga repostera, una cuchara o una espátula, esparciendo de manera homogénea. Colocar las frutillas enteras o picadas, y se se desea se le puede poner un poquito de gelatina para darle más color a la torta.

Además de la frutilla, se pueden utilizar otras frutas como durazno, uvas, cerezas o kiwi. O combinar todas en una sola torta. Se la pone en la heladera para que se enfríe y endure un poco más.