Escucha esta nota aquí

Años 90. La globalización del negocio de las drogas se expande. Los cárteles se enfrentan y luchan por sobrevivir ante la escalada de violencia. Surgen nuevos capos del narcotráfico.

En esa violenta trama participará el reguetonero puertorriqueño Bad Bunny, que le suma a sus logros artísticos el de obtener un papel en una de las series más vistas de Netflix en Latinoamérica: Narcos: México.

Su rol no tendrá nada que ver con la música, Benito Antonio Martínez, su nombre real, se pondrá en la piel de Arturo 'Kitty' Paez, un joven pandillero de clase alta.

"Un miembro de la pandilla de Ramón Arellano Félix llamada los 'Narco Juniors', formada por jóvenes ricos, bien conectados de la alta sociedad que se unieron a la vida del cártel por el dinero, las drogas y la violencia", detalla la compañía sobre el papel del 'Conejo Malo'.

Otro papel muy importante en esta tercera temporada será el del actor cubano Alberto Guerra, que representará a Ismael “El Mayo” Zambada, uno de los hombres más buscados del mundo, jamás atrapado por la policía. Y es que la trama de este ciclo girará alrededor de este silencioso narcotraficante.

Definitivamente es un buen año para Bad Bunny, que, además de éxitos musicales, logró lanzar una colaboración de calzados con Adidas y otra con Crocs.