Escucha esta nota aquí

Su uso se ha popularizado de tal manera que forma parte de la nueva normalidad. El barbijo, tapaboca o mascarilla es obligatoria para quienes salen de su casa. Junto al distanciamiento social, al lavado de las manos con agua y jabón, o alcohol en gel, integran los elementos de bioseguridad en la lucha contra el Covid 19.

¿Para qué sirve?

Básicamente, es un sistema de seguridad, es un escudo que protege a las personas del virus o microrganismos que pueden estar en al aire al ser expulsados por otros en ambientes cerrados o abiertos.

Una persona que está sana y sale a la calle necesita usar barbijo. Así se cubre de un posible contagio. La mascarilla evita que el usuario absorba gotículas que puedan estar en el ambiente. Al cubrirse las fosas nasales y la boca, también evita que la mano pueda tocar estas partes de forma directa.

Las personas que han sido diagnosticadas con Covid-19 o aquellas que padecen los síntomas de la enfermedad, tiene la obligación utilizar el barbijo para proteger a los demás. Con la mascarilla reducirán la posibilidad de expulsar el virus.

El barbijo debe ser tomado como un elemento esencial en la vida cotidiana, como una pieza del vestuario, de la nueva cotidianidad, explicó el médico infectólogo boliviano Luis Ramiro Justiniano.

¿Cómo usarlo?

Antes de colocarse el barbijo debe lavarse las manos con agua y jabón, o colocarse alcohol en gel. Luego llevarse la mascarilla al rostro, cuidando de que tape correctamente la boca y la nariz, dejando descubiertos los ojos. No debe haber espacios entre el rostro y el barbijo. Amarre las pitas en la parte de atrás de la cabeza o si tiene elástico cuide que se sujete a las orejas sin dañarlas.

Cuando tenga puesto el barbijo no lo toque con las manos y una vez que regresa a su casa, quíteselo con cuidado, de tal manera que no haya contacto con el mismo. Y nuevamente debe lavarse las manos con agua y jabón, recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los niños menores de dos años no deben usar barbijos. Y las personas con dificultad respiratoria deben hacerlo con mucho cuidado, asistido por un acompañante para verificar que no le falte el aire.

Tipo de barbijos

Existen dos tipos de mascarillas. Las más comunes son las quirúrgicas, que son utilizadas por los médicos y personal sanitario. Su uso se vinculaba a las operaciones en quirófano o cuando se atiende a una persona contagiada con alguna enfermedad respiratoria. Ahora se recomienda este barbijo para el uso habitual por parte de las personas.

También es recomendable que la persona contagiada con el Covid- 19 utilice el barbijo quirúrgico, para evitar que se expandan las gotículas con virus cuando habla, tose, estornuda o bosteza.

Existe otra mascarilla más sofisticada, que tiene poros más pequeños y que sella el paso a cualquier virus. Este barbijo está diseñado para protegerse de vapores o humos del ambiente. En el N95, que filtra las partículas y cumple con los estándares del Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional de los Estados Unidos NIOSH.



La designación N significa que no filtra aceites y 95, que filtra hasta el 95% de partículas aéreas. Está confeccionada con una malla fina de fibras de polímeros sintéticos que filtra las partículas peligrosas que hay en el aire, según la NIOSH.

Un tercer tipo de  mascarilla, más común, ha surgido ante la necesidad de protección a la población. Son productos más accesible y se encuentra a la venta en las farmacias. Tiene dos capas, una tela de algodón y otra con filtro antibacterial. También hay tapabocas con una tercera protección, una entretela y aglomerado antifluidos.

Tiempo de uso

La OMS sugiere que los barbijos sean desechables, que una vez sean usados se descarten y se los coloque en una bolsa para evitar focos de contagios. El tiempo máximo de uso de una mascarilla es de ocho horas continuas, según la página web de la Fundación Femeba de Argentina. la durabilidad del barbijo también está marcada por la humedad que contenga. En estos casos, debe ser cambiado por otro.

Las mascarillas reutilizables, elaboradas de materiales más resistentes pueden desinfectarse o lavarse con agua caliente de al menos 60 grados, con unas gotas de lavandina, pero luego de al menos un día de descanso. No se la puede utilizar más de 10 veces, pues de tanto lavar pierde sus filtros y capacidad de contención viral.

Debido al costo de las mascarillas la gente tiende a usarlas varias veces. La OMS recomienda que los barbijos simples se usen una sola vez, porque sino podría ser foco de infección.

El médico Luis Ramiro Justiniano recuerda que los barbijos, ya sean los N95, los simples o los caseros, no libran 100% de un posible contagio, que su uso no es como una vacuna. Simplemente ayuda a contener los virus que un infectado puede soltar en el aire. Su uso es altamente recomendado para quienes salen de la casa, y su uso debe ser acompañado por el distanciamiento social y del lavado de manos con agua y jabón, sobre todo cuando se regresa de la calle.