Escucha esta nota aquí

Ben Affleck suele ser bastante frontal cuando habla de su trabajo y de la industria del cine en general. Por eso no sorprende que recientemente se haya mostrado muy sincero sobre su más reciente trabajo, El último duelo, y su flojo desempeño en las boleterías en comparación con las películas IP, es decir, que ya tienen una propiedad intelectual.

En diálogo con The Hollywood Reporter, el actor, director y productor opinó que en los estrenos pautados para cines abundan las películas basadas en franquicias, y señaló que ése no es el tipo de cine que le interese hacer. Por eso, insinúa que The Last Duel -su título original- podría ser una de sus últimas superproducciones importantes que se den en pantalla grande (además de aparición como Batman en The Flash, el próxima tanque de DC).

“Ese es probablemente el último estreno en cines que tendré porque no quiero hacer películas 'IP' donde tenés este tipo de audiencia incorporada. Eso es algo que me interesó y me gustó, pero ya no me gusta. Me gustan que lo hagan otras personas. Y si lo vas a hacer, te debería gustar hacerlo. A mí me gustan otras cosas. Entonces, quiero hacer eso".

Affleck parece mucho más abierto que algunos de sus compañeros. El cineasta comprende por qué el streaming está creciendo y por qué siente que sus películas podrían terminar ahí.

“Esto se debe más a un cambio sísmico que estoy viendo. Y estoy teniendo esta conversación con todas las personas que conozco. Aunque puede variar, la conversación es la misma: ¿Cómo está cambiando el negocio del cine? Una de las formas fundamentales en que está cambiando es que las personas que quieren ver dramas complicados para adultos, son las mismas que se dicen: ¿'Sabés qué? No necesito ir a una sala de cine porque me gustaría poner pausa, ir al baño, terminarla mañana'", explicó.

De la mano. Con Jennifer López en la premiere de "El último duelo", en septiembre, en Venecia. Foto Reuters

Y agregó: “Es eso, junto con el hecho de que podés mirarlas con buena calidad en casa. No es como cuando era chico y el televisor de mi casa era de 11 pulgadas y en blanco y negro. O sea, podés conseguir un televisor de 65 pulgadas en Walmart por 130 dólares. Hay buena calidad y la gente está en casa transmitiendo en Dolby Vision y Dolby Atmos. Todo ha cambiado".

Un fracaso de taquilla y la explicación de Ridley Scott

El último duelo es uno de los grandes fracasos de taquilla del 2021. La película protagonizada por Matt Damon, Adam Driver y Jodie Comer costó 100 millones de dólares, y a pesar de las buenas críticas -tiene un 85% de positividad en Rotten Tomatoes- acumula unos 10 millones de dólares en los Estados Unidos y 30 millones a nivel global desde su estreno en octubre.

A poco de su debut en cines, su director Ridley Scott dijo que creía que el tiempo la pondría en su lugar, tal y como sucedió con la icónica Blade Runner. Pero hace unas semanas no dudó en culpar a los milenials por el mal desempeño del filme en las boleterías.

Con su amigo Matt Damon y los británicos Jodie Comer y Ridley Scott, antes de ingresar a la Sala Grande en Venecia.

“Disney hizo un fantástico trabajo de promoción. Los jefes amaron la película porque a mí me preocupaba que fueran a hacerlo. Creo que se reduce a lo que tenemos ahora, que son audiencias que fueron criadas con sus malditos celulares. Los milenials que no quieren aprender nada a menos que se los enseñes en el teléfono”, aseguró Scott en conversación con Marc Maron para el podcast WTF.

El último duelo es un drama histórico ambientado en la Francia del siglo XIV. La trama se centra en tres personajes principales: Marguerite de Carrouges (Comer) acusa de violación al caballero Jacques Le Gris (Driver), el mejor amigo de su esposo, Jean de Carrouges (Damon).

Cuando nadie le cree, el caballero acude hasta al rey Carlos VI (Alex Lawther) para hacer presente la acusación de su pareja, por lo que el monarca decide oficializar un duelo a muerte entre ambos para resolver la injusticia.

El guion fue escrito por Ben Affleck, Matt Damon y Nicole Holofcener, basándose en el libro The Last Duel: A True Story of Trial de Combat in Medieval France, de Eric Jager.

Comentarios