Escucha esta nota aquí

La princesa del pop, Britney Spears, que hoy tiene 38 años, continúa bajo la tutela de su padre, James Spears, que no la deja tocar ni un solo dólar de su propio dinero.

Un juez de Los Ángeles, California (EEUU), dictaminó que la cantante no tiene capacidad mental para administrar sus bienes, su fortuna que pasa los 250 millones de dólares, su carrera artística, su relación con sus dos hijos Sean (15) y Jayden (14) Federline, fruto de su relación con el coreógrafo Kevin Federline. 

Tampoco puede hacer uso libre de las redes sociales. Todo lo que publica, ya sean textos o fotos, sobre cualquier asunto, tiene que ser supervisado por las personas que la cuidan. Además, se supo que él controla los mensajes que recibe de familiares, amistades y fans.



Recientemente, el abogado de Britney hizo un pedido legal a un juez de Los Ángeles para que la autorizara a utilizar algunos de sus bienes y le descongelen sus cuentas bancarias para disponer parte de su dinero. Luego de varios días se dio el veredicto, que fue negativo. 

El padre de la artista argumentó que su hija aún tiene un desequilibrio mental, que la podría llevar a despilfarrar su fortuna y que detrás de ese pedido hay otras personas que quieren aprovecharse de su demencia.

El abogado de la princesa del pop expresó que todo ello es injusto y falso. Explicó que su cliente no es demente, que ha recuperado el equilibrio mental, que sigue un tratamiento médico que le ha ayudado a tener la lucidez, pero que todo esto que le sucede, e impulsado por su padre, la deprime.



Contó que el deseo de Britney era que la dejen vivir en Las Vegas, y que no la hayan llevado a Los Ángeles. Que le permitan visitar y ser visitada más seguido por sus dos hijos, para que en el futuro se vayan con ella, con la presencia de tutores. Y que le permitan tener acceso a su dinero, para que pueda gastar lo que ella vea necesario, también supervisada por una persona que el juzgado establezca. Sin embargo todo ello fue negado y la cantante seguirá encerrada en una mansión de Los Ángeles

La cantante Cher, amiga de Britney Spears, manifestó en sus redes sociales que estaba consternada por la injusticia a la que someten a la artista

Existe un grupo de seguidores de la artista que se denominan #FreeBritney (Liberen a Britney), que busca justicia para la cantante, que no le quiten sus derechos esenciales como si fuese una delincuente, que le permitan llevar una vida normal y la dejen ser una estrella, como lo era antes. 



La hermana de la artista, Jamie Lynn Spears (29), que es actriz, integra el movimiento #FreeBritney, no está de acuerdo con lo que hace su padre, a quien acusa de aprovecharse económicamente de esta situación. Ella ha pedido varias veces que de a poco dejen en libertad a Britney, que ella puede mediar y servir de tutora, pero igualmente todos sus solicitudes fueron recusadas.