Escucha esta nota aquí

Canta desde los siete años y desde los 21 que forma parte de la banda de jazz Efecto Mandarina. Hoy, con 32 años, Vero Pérez lanza su primera producción como solista, titulada Cadáver Exquisito, y que trabajó de principio a fin durante la cuarentena.

"Cadáver Exquisito es una corriente artística de los años 20 a los 40 en Francia con los surrealistas, que fusionaba la creatividad de varios de ellos. Como yo hice un disco con poesía boliviana, decidí llamarlo Cadáver Exquisito", explica una de las mejores voces del país de la actualidad.

Y es que en el tiempo de confinamiento, Vero tomó los versos de los poetas bolivianos Matilde Casazola, Blanca Wiethüchter, Jaime Saenz, Paola Senseve, Valeria Canelas, Jessica Freudenthal, Julio Barriga, Roberto Echazú y Adela Zamudio y los musicalizó.

El disco contiene nueve canciones de poesías en diferentes ritmos, y una de su inspiración. Cada sonido es Vero, pues grabó la voz, las guitarras, la percusión y los bajos. Ella lo define como un disco de fusión rock.

Las temáticas van desde la luz, el amor, la melancolía, la soledad, la noche y la naturaleza, como define la artista

El productor musical Gigio Diaz ‘Fuerte Audio’ y el ingeniero So Myung Jung se encargaron de las cuestiones técnicas.

Cuatro invitados de lujo quisieron acompañarla en esta aventura, los músicos argentinos Andrés Rotmistrovsky, que grabó el bajo en Cadáver exquisito, y Agustín Uriburu, el cello, en Trama y Luminar; el brasileño Andrei Matorin, el violín, en La noche; y el boliviano Andrés Proaño, los sintetizadores en La noche y La partida.

Tras cinco discos con Efecto Mandarina, Vero Pérez se lanza con un nombre propio a Spotify, Itunes, Deezer, Youtube Music y otras plataformas digitales. 

El siguiente paso será la grabación de videoclips, en los que trabajará con directores nacionales, para, nuevamente, fusionar el talento boliviano.


Comentarios