Escucha esta nota aquí

Un hombre fue el protagonista de una situación bizarra en Sonora, México: cavó un túnel con sus propias manos para espiar a su exesposa y quedó atrapado. Ahora, la Justicia le dictó prisión preventiva.

Según publica el diario argentino Clarín, la verdad se descubrió cuando Griselda Santillán, la expareja (58), escuchó ruidos extraños en su casa, ubicada en la colonia Oriente de Puerto Peñasco. En principio no le dio importancia, dado que ya le había pasado días anteriores y creía que se trataba de perros o gatos callejeros.

Sin embargo, esta vez los ruidos eran distintos, se escuchaban alaridos y lamentos. Al salir a comprobar qué ocurría, se encontró con el túnel y escuchó la voz de César Arnoldo Gómez, su exesposo, que llevaba 24 horas atrapado bajo tierra.

Inmediatamente, llamó a la policía y pudieron sacar al hombre con vida, aunque presentaba un cuadro de deshidratación severa, probable intoxicación y debilidad.

"Fui a la casa de una vecina y justo escuché ruidos. También vi unos zapatos, dos cuchillos y agua para tomar. Le grité que saliera y no me hizo caso", declaró la mujer, todavía sorprendida.

Ambos estuvieron juntos por 14 años, pero la relación no prosperó por los celos y se divorciaron. Cuando se enteró que su exesposa habría comenzado otra relación sentimental con otro hombre, enloqueció.

“Se lo ocurrió la idea de cavar un túnel para poder espiarla y seguirle los pasos. Pero todo salió mal cuando, en una de las tantas veces que la espió, se derrumbó el pozo y quedó sepultado”, señala el portal argentino.

La Justicia de México ya confirmó la prisión preventiva y se esperará la resolución de su caso.

Te puede interesar: 

Un sujeto arriesga su vida por salvar a su gatito

Nelson, el buitre que encerraron en Yemen por sospecha de espionaje

 

Comentarios