Escucha esta nota aquí

Esta semana, cuando la muralista Renate Hollweg empezó a esbozar sus primeros trazos sobre dos paredes en el ingreso al garaje de los médicos en el Oncológico, el sol estuvo picante e implacable. Aun así, cobijada en su sombrero, ha ido dando forma a lo que ella y la gestora cultural Sarita Mansilla habían ideado en su mente.

El espacio hoy es un lugar con dos murales de grandes dimensiones –uno mide 9x2 metros y el otro 8x2- y una historia que cobra vida a través del amarillo, cian, magenta, morado y crema.

“El muralismo tiene la virtud de que humaniza los espacios y la gente necesita una nueva mirada. Ver más allá de lo que le está pasando y seguir soñando, continuar con su vida”, expresa Renate, que aceptó gustosa la invitación de la campaña #HablemosDeCancerDeMama, que durante todo el mes denominado Octubre Rosa está haciendo diferentes intervenciones para que se hable más sobre esta enfermedad, se cree conciencia y las mujeres dejen de temer tanto a la detección.

¿Qué tiene el mural? “Una iluminadora, una persona que está repartiendo luz y esperanza; al medio hay gente en la sombra, gente común y corriente que tiene miedo, que no quiere hacerse un chequeo por el temor a que el diagnóstico de positivo. En el otro extremo, hacia la derecha, hay una persona recibiendo el tratamiento y que está con ánimo porque mariposas salen de su mano como símbolo de esperanza”, explica Renate.

Frente a este primer muro hay otro que simboliza el espacio de contención, ahí está pintando un abrazo colectivo, “en donde todos están para todos. Por eso son siete personas abrazadas y todas cierran los ojos para que, además de recibir el cariño a través del contacto, se puedan sentir los corazones y la empatía”, remarcó la artista, a quien el Oncológico también ha dejado su huella en la artista.

 “En el área que estoy trabajando cruzan doctores y personas con buen semblante, repartiendo ánimo y eso es súper importante en un espacio como este en el que no siempre se reciben buenas noticias. Hay personas con vocación de servicio y de buen ánimo”, dice Renate.