Escucha esta nota aquí

Añadir condimentos picantes a la dieta, además de aportar suculentos aromas y sabores a la comida, también son beneficiosos para la salud si se consumen con moderación, según observa la responsable de salud y nutrición de Nestlé España, Anabel Aragón en el portal de EFE Salud. 

En su opinión, los picantes han demostrado que tienen efectos beneficiosos como mejora de la digestión; también poseen propiedades antisépticas y antinflamatorias.

 

Su mecanismo de defensa

Las plantas picantes como pimientos, ajíes o el wasabi generan ese sabor como mecanismo de supervivencia, lo hacen para no agradar a los animales y defenderse así de sus depredadores.

La sustancia química característica de alimentos como chiles y pimientos es la capsaicina, un componente que da sensación de picor en cuanto contacta con la mucosa bucal.

En otras especias como la curcumina, la cúrcuma es quien tiene ese efecto y se usaba en la antigüedad para afecciones estomacales.

 

El wasabi es muy utilizado en la dieta japonesa. Tiene un sabor picante muy potente y un gran poder antibacteriano, por eso siempre se usa como acompañamiento de pescados crudos.

El 'temido' wasabi

En el caso del wasabi, su picor se debe a la presencia del isotiocianato, un compuesto químico que impide el crecimiento de microorganismos.

Se consume principalmente como acompañamiento de platos de pescado crudo, ya que es un alimento que puede conllevar una gran carga de microorganismos. En la cultura española, se recomienda siempre cocinarlos para evitar el riesgo de intoxicaciones.

“El uso de sustancias picantes como ajíes, pimientas, ajo o en este caso wasabi no solo aportan el toque culinario sino que también contribuyen a la seguridad alimentaria por el efecto que tienen sobre la carga microbiana en los alimentos”, concluye Aragón.

Comentarios