Escucha esta nota aquí

Recomiendan mucha limpieza. Lavarse las manos con abundante agua y jabón, refregarlas al menos durante 20 segundos y utilizar alcohol para desinfectarlas al regresar de la calle. Sí, se debe seguir aquellas sugerencias para evitar el coronavirus, pero estas tienen un efecto secundario en las manos: la piel se reseca, se vuelve áspera y hasta puede resquebrajarse.

¿Qué hacer?

El dermatólogo boliviano Manuel Zamora explica que el jabón y el alcohol en gel tienen componentes químicos que de tanto contacto con la piel la llegan a dañar. Para ello, resalta que lo más aconsejable es usar una crema hidratante, de las muchas que hay en el mercado, por lo menos cuatro veces al día.

Se recomienda comer verduras y frutas, sobre todo papaya, por la enzima de la papaína, que es una proteína que promueve la hidratación de la piel. Los cítricos, que contienen vitamica C, son muy buenos para devolver la elasticidad y lozanía a las manos.

Hay maneras naturales de hidratar la piel recurriendo a alternativas de fácil acceso. Se puede poner aceite de coco en las manos, equilibra el PH, además que previene las arrugas, por lo que es muy usado por la industria cosmética. 

La sábila es refrescante y se la puede obtener abriendo la hoja de esta planta y colocando su gel en las partes afectadas. 

Lavarse con té de manzanilla también es también recomendable para tratar la resequedad de la piel.

Las personas que tienen intolerancia al látex de los guantes y no pueden usarlos, deben protegerse lavándose con jabón y agua, además del usar alcohol en gel, y después crema hidratante.