Escucha esta nota aquí

Era quizás lo único que le faltaba fabricar a China. El primer avión comercial de pasajeros hizo su vuelo inaugural ayer y apunta a romper con el duopolio de la industria aeronáutica liderada por  Boeing y Airbus.

Construida por la Commercial Aircraft Corporation of China (Comac), con la ayuda de unas 200 empresas del sector y 70 proveedores de materiales y piezas de varios países del mundo, la aeronave despegó a las 14:00 hora local (01:00 hora boliviana) desde el aeropuerto internacional de Pudong de Shanghai y tras volar durante 80 minutos regresó a la Tierra sin registrar inconvenientes.

El modelo C919 es un aparato de fuselaje estrecho, como lo son más de la mitad de los aviones comerciales activos en el mundo actualmente, y  en sus diferentes tamaños puede transportar entre 158 y 174 pasajeros. Los expertos señalan que los modelos equivalentes son el Boeing 737 (que entre otras forma parte de la flota de Boa) y el europeo Airbus A320.

Tras el éxito de este vuelo, la Comac podrá obtener el certificado de vuelo de la Administración de Aviación Civil de China y de otros reguladores internacionales antes de hacer sus primeras entregas.  Según información  de la empresa, consultada por la agencia de noticias EFE, 23 clientes nacionales y extranjeros han hecho pedidos de 570 aeronaves C919 que comenzarán pronto a ser construidas a un ritmo de unas 150 cada año.

Un estreno esperado
La expectativa por ver el primer avión chino en el aire era alta, ya que los plazos de su construcción y pruebas fueron retrasados constantemente.

Desde 2014, cuando el presidente Xi Jinping dijo que no tener un avión "made in China", era estar "a la merced de otros", los habitantes del país más poblado del mundo no hicieron más que esperar que su aeronave levante vuelo.

Cuando el avión, blanco, azul y verde, empezó a carretear y se elevó en el aire, las miles de personas que estaban invitadas al aeropuerto para presenciar el despegue empezaron a aplaudir y tomar fotos del inicio de una nueva industria, señala AFP.

Se consolida una potencia

Las nuevas políticas en China están enfocadas al desarrollo de la ciencia y la tecnología, lo que convierte al país en una potencia científica.

Entre sus proyectos más destacados está la construcción del radiotelescopio del mundo, un barco equipadocon un laboratorio para la exploración de los océanos, está por crear su propia estación espacial y, la semana pasada, presentó el primer ordenador cuántico del mundo. 

Tags

Comentarios