Escucha esta nota aquí

Las obras de estos dos artistas plásticos solo se las podía ver en grandes dimensiones en murales en las calles de la ciudad, por donde mucha gente pasa apurada y mira rápidamente las pinturas. Por ello fue que la boliviana Renate Hollweg y el paraguayo Juan Carlos Cáceres decidieron achicar sus creaciones, hacerlas en formato de cuadros y exponerlas en una galería, donde el público tenga más tiempo de admirarlas.

Fue así que se unieron y colgaron sus pinturas en Casa Melchor Pinto y la llamaron Conexiones urbanas. La muestra estará abierta al público hasta este viernes, de 10:00 a 18:00, con asistencia reducida y controlada.



Los artistas creen que las calles es lo que une al pasado y al presente, con sus historias personales peculiares que conectan a sus habitantes. Dicen que  a través del color han decidido mostrar el contraste del antes con el ahora, algo más poético.

Comentan que conectan sus obras con las icónicas losetas hexagonales que dieron inicio a la transformación y a la modernización de la ciudad de los anillos, y que siguen uniendo a los cruceños con su pasado.



Renate Hollweg es cruceña, muralista formada en la carrera de Arte en la Universidad Gabriel René Moreno. Tuvo como maestros y guías a Lorgio Vaca, Heberth Román, Tito Kuramotto y Olga Ribera, de quienes recibió notable influencia pictórica.

Dice que el arte público es transformador, que tiene la capacidad de recuperar espacios físicos, históricos y políticos. Son sitios democráticos porque pertenecen a todos y las obras que allí se plasman deben representarlos.

Es líder del proyecto de arte público El canto de la selva. Algunas de sus obras se pueden apreciar en la plazuela Callejas, en la Manzana 1 y en algunas calles de la capital cruceña. También ha expuesto en galerías de Argentina, Ecuador, Honduras y México.



Por su parte, Juan Carlos Cáceres nació en Asunción del Paraguay, estudió muralismo y artes plásticas en la escuela La Tallera en Argentina. 

Opina que el arte, sobre todo la pintura, debe llegar a la mayor cantidad de gente posible, que debe democratizarse y cumplir roles educativos, recreativos, decorativos y contar las historias de las sociedades. 



Hollweg y Cáceres hace poco tiempo terminaron de pintar un mural en un muro cerca a una cancha municipal.

Comentarios