Escucha esta nota aquí

El tiempo prolongado que pasamos frente a las pantallas de los dispositivos electrónicos aumenta cada vez más las afecciones oculares. Nada nuevo en el horizonte, si no fuera que la cuarentena ha aumentado, al tiempo de ocio en el hogar, el del teletrabajo y del estudio, lo que hace más frecuente los problemas de ojos rojos, ardor, dolores de cabeza, visión borrosa, insomnio, fatiga visual y la sensación de ojo seco.Para evitar esos malestares es bueno tomar en cuentas ciertas recomendaciones. 

“Primero que nada se debe utilizar una buena iluminación en el lugar donde uno trabaje o estudie. De preferencia, que la luz venga del techo. Ni detrás de la persona ni detrás de la computadora hacia la persona. Además la iluminación de la pantalla debe estar igualada con la ambiental.  

Luego es importante hacer un descanso de por lo menos 5 minutos cada hora, porque el estar todo el tiempo en la computadora o una pantalla nos provoca reducción del parpadeo espontáneo y eso nos genera ojo seco (sequedad ocular que se produce cuando las lágrimas no logran suministrar la humedad necesaria) y a la vez ojos rojos”, explica la oftalmóloga María Victoria Mercado, que advierte que no sirve de nada que, después de estar frente a la computadora, nuestro descanso sea viendo el celular o la televisión, un error que muchas personas cometen.

Utilice sus lentes

La especialista recalca que si la persona tiene una prescripción de lentes no debe dejar de usarlos, porque todas las demostraciones oculares de molestia con el uso de la computadora se acentúan muchísimo si el paciente no los usa. “Ya sea lentes permanentes o en pacientes mayores de 40 años, que ya necesitan lentes para la presbicia (o vista cansada) que los usen, porque con el tema de la computadora, cualquier manifestación se va acentuar mucho más si no están utilizando su corrección”, indica Mercado.

Distancia

Un error muy frecuente es no establecer una distancia adecuada con la pantalla. Muchas personas las acercan demasiado al rostro “la distancia debe ser entre 30 a 40 centímetros si se trata de las tablets o del celular, mientras que de 50 a 60 centímetros si es de computadora para poder trabajar tranquilo”, aconseja la oftalmóloga.

Lágrimas artificiales

Las lágrimas artificiales son gotas oftalmológicas usadas para lubricar los ojos secos y ayudar a mantener la humedad en la superficie exterior de los ojos. Si bien son de venta libre, Mercado aconseja siempre consultar a un especialista y que sea él la que le indique qué comprar.  “Hay diferentes tipos de lágrimas y ocurre con frecuencia que cuando el paciente va a la farmacia por problemas de ojos rojos, lo primero que le dan son vasoconstrictores en gotas y esos no son lágrimas artificiales. Esas gotas no  ayudan a lubricar, si no empeora problemas como del ojo seco. Lo ideal es que se utilice solo en casos necesarios. No hay que automedicarse y si acude a la farmacia a pedir una lágrima, aclare que sean sin conservantes y de preferencia sin vasoconstrictor", recomienda la especialista.

Mercado también insiste en que las personas con problemas de diabetes, presión alta, que toman muchos medicamentos o con enfermedades autoinmunes deben ser los primeros en tener cuidados en la protección de sus ojos frente a las pantallas, ya que son más propensos de sufrir ojo seco. “Es importante que usen lágrimas artificiales en la mañana y en la noche si van a estar muchas horas en la computadora”, concluye.