GENTE

SERVICIOS Y ENTRETENIMIENTO

Coronasutra, el manual de posturas sexuales para evitar contagios de Covid-19

Tiene siete posiciones que permiten mantener la sana distancia entre los practicantes. El barbijo es obligatorio para garantizar su seguridad

Sandra Quiroga Rojas 1/2/2021 21:16

Escucha esta nota aquí

Se desconoce el origen del Coronasutra, pero ha sido ampliamente difundido en todo el mundo, en momentos en los que las personas deben extremar cuidados para evitar el contagio del coronavirus, incluso al mantener relaciones sexuales.

Profesionales de la Escuela Latinoamericana de Medicina Sexual y Sexualidad Humana han avalado estas siete posiciones, extraídas del Kamasutra y que garantizan la sana distancia de un metro y medio entre las bocas de los amantes

El uso de preservativo, del barbijo y la desinfección de manos son obligatorios para garantizar la seguridad de los practicantes del Coronasutra.

Estas son las siete variantes:

1. La amazona. La mujer se coloca encima, ya sea sentada o en cuclillas, creando un ángulo de 90 grados. La amazona invertida es más segura aún, ya que se pone al revés, dándole la espalda al hombre.

2. El perrito. Es un clásico del kamasutra, cuando la penetración se realiza por detrás.  

3. La profunda. La mujer debe acostarse boca arriba, elevando la cadera y con las piernas flexionadas para que los muslos queden muy cerca de su pecho. Hincado, el hombre toma sus piernas para controlar el ritmo y además, usarlos como barrera.

4. La catapulta. Los dos estarán en la misma posición que la anterior, pero la mujer pondrá sus piernas sobre los hombros del hombre. Esta postura es la que más los distancia entre el resto de las posiciones. 

5. La tijera. Se requiere que ambos se recuesten de lado y se entrelacen con las piernas.

6. El puente. Es la más acrobática de todas las posturas. El hombre se recuesta boca arriba, apoya las manos y pies y arquea la espalda, emulando un puente, mientras la mujer se acomoda sobre él. 

7. La L. Necesitan una mesa alta. La mujer debe estar recostada con las piernas extendidas y apoyadas sobre el torso de él, que nuevamente tendrá el control. Asegurarse de que la mesa resistirá el peso y la fuerza de ambos.

Comentarios