Escucha esta nota aquí

Especialistas de Estados Unidos y Japón utilizaron simuladores para analizar la eficacia de los protectores faciales para prevenir contagios de coronavirus y ambos coincidieron en que no deben usarse como única medida de protección.

El estudio realizado por físicos japoneses del Instituto de Investigación Riken determinó que las 'pantallas faciales' son prácticamente ineficaces para atrapar los aerosoles respiratorios, los que transportan el virus, con lo cual niega la efectividad de su uso para prevenir la propagación del Covid-19.

De igual manera, en Estados Unidos, investigadores de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Computación de la Florida Atlantic University también determinaron "que las 'pantallas protectoras faciales' no son seguras por sí solas porque no están cerradas, así que por debajo podrían escaparse algunas de las pequeñas gotas que las personas expulsan al toser, estornudar o al hablar".

Los especialistas indicaron que, aunque los protectores faciales bloquean las gotas hacia adelante, otras se mueven alrededor de la visera transparente con relativa facilidad y se extienden sobre un área grande dependiendo de las condiciones  ambientales. "Con el tiempo, estas gotas pueden dispersarse en un área amplia en direcciones tanto lateral como longitudinal, aunque con una concentración de gotas decreciente", concluyeron.

A pesar de la mayor comodidad que ofrecen las pantallas, que actualmente se ofrecen en diversos modelos y a precios accesibles, los expertos advierten que el uso de estos equipos en lugar de los barbijos regulares, puede tener un efecto adverso en la lucha contra el Covid-19.

Por su parte, desde España, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, hizo énfasis en que las 'pantallas o viseras faciales' pueden servir como un elemento complementario más de protección, pero son menos efectivos que los barbijos.



Comentarios