Escucha esta nota aquí

El desafío fue más grande que nunca. Directores de todo el mundo deberían elaborar un cortometraje en tan solo 48 horas y, además, con las restricciones de la cuarentena que se vivía casi en simultáneo en todo el mundo.

Esta fue la dinámica que tuvo en 2020 el Festival de Cine Internacional 48 Hour Film Project, que por la pandemia se convirtió en el 48 Hour Global Film Challenge. Así, 400 equipos, de 27 países, se enfrentaron en la competencia. De todos ellos, Bolivia y Colombia llegaron a la final y se enfrentan por el triunfo y la posibilidad de exhibir su potencial creativo en el Festival de Cannes.  

De Bolivia 

El audiovisual Without escape (Sin escape) representa a Bolivia y fue dirigido por Diego Cowks, uruguayo radicado desde hace cuatro años en Santa Cruz de la Sierra, donde trabaja como director de cine y publicidad, guionista y actor.

Cowks estuvo a cargo del guion, dirección, fotografía y postproducción del clip; Reynaldo Salek, de la colorización; Martin Molins, de la música ambiental; y Jesús Gabriel Álvarez, del diseño de créditos. 

Actuaron Mariana Valdivia, Benjamín Cowks, Mía Hochhauser y Cowks.

El multifacético director adelantó que se trata de un thriller en el que la cotidianidad de una familia se verá afectada por un secreto que los
llevará a una pesadilla sin escape

La dinámica

El festival consiste en realizar un cortometraje de hasta ocho minutos de duración en un plazo de 48 horas. Para las producciones, se sortean géneros y se proporcionan una línea de diálogo, un personaje y un elemento que deben estar en la película.

Anualmente, cada ciudad organiza el evento a nivel local y las producciones ganadoras compiten en el Filmapalooza Festival, que elige a 10 representantes para Cannes. Sin embargo, la emergencia sanitaria mundial cambió las reglas del juego este año. 

Para llegar a la final, el equipo boliviano sorteó tres etapas anteriores, en las que los evaluó un jurado y también fueron sometidos a votación.

El resultado se conocerá entre hoy y mañana.