Escucha esta nota aquí

Los colores condicionan la vida de las personas. Y por qué no de su alimentación. El médico anti-aging Rubén Mühlberger explicó en Infobae que "el color es un efecto de luz, que cuando llega a los ojos tiene conos, células y transmiten el tono de un modo positivo o negativo. Si usamos color en nuestras vidas, podemos generar procesos de antienvejecimiento. Y todo desde una simple tonalidad".

Un estudio de la Universidad de Cornell titulado "Los peligros de los platos grandes": cintura, residuos y cartera generó las claves para aprender a comer mejor y más sano controlando la cantidad y la presentación del menú. Al parecer, uno de los factores fundamentales es el color. Y hay uno en especial que ayuda a calmar el hambre.

Usar platos y cubiertos azules puede ser un plus a la hora de beneficiar la dieta. ¿Cómo? Al no haber casi ningún alimento azul que se ingiera habitualmente, es muy difícil que algo de este color resulta atractivo. Entonces, el informe sugirió que "acompañar los menús con el azul puede ser una gran decisión, sumado a otras que también son claves".

"La música, en combinación con los colores, es una gran terapia para el antiaging. Hacer gimnasia mirando colores o meditar con elementos de la naturaleza, genera que la gente viva más y con mejor calidad; sin estrés y sin ansiedad", explicó Mühlberger a Infobae.

Colores que abren el apetito y que quitan las ganas de comer

¿Sabías que hay comidas que por su color estimulan el apetito y qué el organismo reacciona diferente según los colores que percibe?

En cuestión de alimentos, el verde, marrón y rojo son los colores más populares. El rojo y amarillo se utilizan a menudo en los planes de restauración de decoración, ya que son estimulantes del apetito. Con el fin de perder peso, debes comer en un plato negro, los colores oscuros subconscientemente ayudan a disminuir el apetito. La cena también debe servirse en una vajilla oscura, pero el desayuno se debe comer en platos con colores brillantes, destaca un artículo publicado en el portal metroscubicos.com.

Colores que abren el apetito y que quitan las ganas de comer

El rojo. Todo cobra más energía cuando es de este color, el cual eleva el ritmo respiratorio, aumenta la presión arterial y estimula nuestro apetito. Por eso mismo, es un tono que muchos chefs utilizan para preparar platillos en los restaurantes.

El naranja es un color cálido y acogedor que se asocia a los cítricos y por lo tanto a la vida sana. Aumenta el suministro de oxígeno al cerebro, estimula la actividad mental y también abre el apetito. Puede ser un color excelente para usar estratégicamente en la decoración de la cocina.

El azul es un color que proporciona tranquilidad y calma. Sin embargo, rara vez aparece como colorante natural de los alimentos y por ello es supresor del apetito. Muchos expertos recomiendan instalar una luz azul en el refrigerador cuando estamos a dieta para reducir nuestros impulsos de comer. Para disminuir la cantidad de comidas que ingerimos, usa platos de colores oscuros.

El amarillo es un gran captador de atención, un color que da felicidad, alegría y estimula los deseos de comer.

El verde es el color de la naturaleza y la vida sana. Los alimentos de este color generalmente son sanos y por ello bienvenidos en nuestros platos.

El color gris no solo nos quita el hambre sino que también nos hace tener disgusto hacia la comida. Si bien es un tono que da calma, inhibe el apetito.

El turquesa es un color vívido capaz de abrir el apetito. La combinación del turquesa con naranja también es una tonalidad atractiva para el estómago.