Escucha esta nota aquí

Desde que empezó la pandemia del coronavirus, hace más de cuatro meses, los médicos e investigadores de la salud en casi todo el mundo volcaron su tiempo y esfuerzo para aliviar los problemas pulmonares de los contagiados con Covid-19, que eran males muy evidentes. Con el paso del tiempo descubrieron que había otro problema de salud que aquejaba gravemente a dichos pacientes, que eran los cardiacos.

Los profesionales en salud descubrieron que las personas con enfermedades coronarias e hipertensión, en general quienes sufren de dolencias cardiacas, tienen mayor riesgo de desarrollar el Covid-19. 

Y es que esos pacientes están desprotegidos frente al fuerte ataque de un virus. Su organismo no tiene las defensas suficientes para repelerlo inmediatamente, informa el portal de salud BeHealth.

Al llegar el coronavirus al corazón de una persona puede causar arritmia, isquemia miocárdica, miocarditis y shock. Si no está en un hospital o al lado de personal médico la situación se agrava y puede llegar hasta la muerte.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que el 31% de las muertes en todo el planeta se deben a problemas cardiovasculares y que al menos el 80% se pudieron evitar, si el enfermo se hubiera controlado el coresterol, la hipertensión, el sedentarismo y el estrés. 

Esas cifras nefastas pueden aumentar este año debido a la letalidad del Covid-19.



Qué hacer?

El médico boliviano Víctor Hugo Espada explica que si una persona que tiene problemas cardiacos se contagia de coronavirus, de inmediato debe informar de su dolencia al profesional que lo atiende, para que sea tomado como un paciente de alto riesgo.

El infectado debe ser aislado y tiene que seguir minuciosamente el protocolo de su patología cardiaca. Si está en su casa, por medio del celular se puede comunicar con sus familiares, para que él sienta que está acompañado.

Al principio tiene que ser visitado por un médico al menos una vez al día, para realizarle su control, que va desde tomarle la temperatura, el ritmo cardiaco, la presión y la saturación de oxígeno en la sangre. También para ver su evolución respecto al Covid-19 e indicarle los pasos que debe seguir en su tratamiento.

Esta persona se debe alimentar muy bien, es decir ingerir vitaminas, proteínas y minerales, además de jugos de frutas y agua. Nada de comida chatarra o grasosas, pues ello daña al sistema cardiovascular. Sin olvidar su tratamiento médico cardiaco.

No debe quedarse en la cama, tiene que caminar en su dormitorio y si puede salir un rato al exterior para respirar aire puro. Cuando su recuperación esté avanzada tiene que realizar ejercicios de respiración, que le ayuden a fortalecer los pulmones y el corazón.