Escucha esta nota aquí

Carina Tyrrell jamás se imaginó ser miss Inglaterra, ni que en el concurso Miss Mundo 2014 ocuparía el cuarto puesto, pues nunca lo anheló y lo experimentó solo por curiosidad, pero reconoce que le gustó. Después de pasar por los reinados de belleza terminó sus estudios de Medicina en Cambridge, obtuvo un masterado en Medicina Global y empezó a trabajar.

Cuando a Carina le preguntaron en el certamen Miss Mundo cuál era su sueño máximo, ella respondió que trabajar en laboratorios científicos para descubrir remedios que puedan terminar con algunas enfermedades en el planeta.

Siete años después, el sueño de esta joven médica se hizo realidad. Actualmente forma parte del grupo de científicos que trabaja en la fabricación de la vacuna contra el coronavirus, en los laboratorios Oxford/ Astra Zeneca, que ya tienen buenos resultados, informa el diario La Vanguardia.

Su nombre y su historia se viralizaron en los últimos días, en los que además obtuvo el 'título popular' de miss Vacuna. Eso no le molesta, se siente orgullosa por su época de reina de belleza y también por formar parte del "maravilloso equipo de científicos que ayudará a terminar con la pandemia".



Carina es hija de una médica que trabaja para la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de un físico nuclear, por lo que para ella los laboratorios científicos son algo común desde su niñez. Cuando decidió ingresar a los concursos de belleza inicialmente no tenía el apoyo de sus padres, pero después ella les demostró que se trataba de algo serio.

La joven científica cuenta que cuando entró a trabajar al laboratorio de Oxford sabía que formaría parte un hecho histórico. Dice que no es fácil, que su oficio es muy delicado, que demanda muchas horas viendo el comportamiento del virus, comparando sus reacciones, sus mutaciones y su desenvolvimiento ante los ataques que le hacen para debilitarlo.

Después de varios meses de esfuerzo, pruebas y a veces frustración, siente alegría por el resultado de su trabajo; han logrado desarrollar una vacuna que puede cambiar el rumbo de la pandemia y del mundo.

Cuando le preguntan a Carina cómo es su vida fuera de los laboratorios, comenta que, como cualquier mujer de 31 años, desea formar su propia familia. Vive con su novio en Oxford, le gusta bailar, esquiar,  la moda, cuidar su cuerpo y vivir a plenitud.



Ella se ha declarado feminista, pues lucha y apoya los derechos de las mujeres, la igualdad de géneros y de oportunidades.

Aclara que haber participado en concursos de belleza no contradice su pensamiento feminista, al contrario, pueden ir de la mano, pues en los dos espacios se destaca a la mujer, de maneras diferentes, pero enalteciendo las cualidades que ellas tienen.



Comentarios