Escucha esta nota aquí

El 25 de agosto del 2015, la vida de Alexis Viera cambió para siempre: frente a su esposa y en la puerta de su casa, le dieron dos tiros para intentar robarle un dinero que había sacado del banco minutos antes.

La condición del deportista era crítica y se temía por su vida debido al "tipo de lesiones y la magnitud de pérdida de sangre que tuvo", reportaban los partes médicos. Después de pasar 3 días en coma abrió los ojos, pero una información iba a golpearlo nuevamente: "Alexis no va a poder volver a caminar porque la bala le afectó la médula".

Veinte días después del ataque, Anderson Lozano, de 19 años  fue capturado acusado de haber disparado contra el deportista que habló con el portal Infobae, de Argentina, y relató cómo fue el encuentro con su agresor y por qué decidió perdonarlo.

Lee el relato del encuentro:

"Mientras estaba haciendo la recuperación en la clínica me hacen una entrevista del programa de Felipe Arias de RCN (…) Ellos me propusieron hacer un encuentro con él", contó.

"No tenía odio ni rencor, ya había dejado eso atrás. Solo estaba enfocado en el presente. Hasta que se concretó la cita pasaron dos años, por los permisos, hablar con la otra parte y demás". Alexis Viera iba a encontrarse con el joven que acabó con su carrera pero que sobre todo pudo "haber dejado a sus hijos sin padre", como reconoció el propio futbolista en su documental.

"Yo entré a un patio y a él lo traen escoltado. Me paro, lo saludo y desde el primer momento me dijo 'Yo no fui el que te disparó'. Yo le respondí: 'No vengo a hablar del pasado, vengo a hablar del presente y el presente te está abriendo las puertas, ahora depende de vos que las cruces'".

Fue una conversación tensa que duró casi una hora, en la que Viera no estaba de frente sino a su lado. La víctima, quien todavía andaba entre silla de rueda y muletas, se transformó en un consejero: "Yo ya aprendí a liberar. De eso se trata el verdadero perdón. Cuando aprendes a perdonar, aprendes a soltar. Mucha gente dice: 'Olvidémoslo y arranquemos de vuelta'… eso es mentira, ningún ser humano olvida, siempre en algún momento ese recuerdo vuelve y lo vas a traer al presente. Lo importante del perdón es recordar sin dolor. Entonces, poder ver a esa persona, poder recordarlo, poder hablar cara a cara y no sentir dolor eso es el verdadero perdón.

"En ese primer encuentro le ofrecí trabajo", explica Alexis Viera a Infobae. "El Pulpo", que ya sabía que no iba a poder volver a jugar profesionalmente por culpa de las secuelas de aquel asalto, recordó que el dinero que le había robado el delincuente lo iba a utilizar para crear una academia de fútbol para jóvenes carenciados. Dos años después no sólo la fundó, sino que le propuso a su agresor ser parte del proyecto. "Cuando se lo propuse vi una sonrisa en su rostro".

"Fui a verlo una segunda vez y le llevé todos los apuntes que tengo del curso de técnico que estoy haciendo vía Internet en la plataforma de AFTA", relata Viera, que en su segundo encuentro vio a su asaltante con "una actitud totalmente diferente a la primera. Una reacción positiva, de querer salir adelante. Al tiempo me llamó diciendo que había leído todo el material. Está motivado con eso".

Ahora, a cuatro años de aquel asalto, Anderson Lozano tiene 23 y todavía le quedan cinco años en la cárcel. Sin embargo, "acá en Colombia, por buena conducta se podría reducir la condena al 50%. Si eso pasa, ya estaría prácticamente por salir", agrega Viera.

"Todo depende de él. Yo hice lo que tenía que hacer. La vida da oportunidades y si quiere tomar la decisión correcta será bienvenido, pero si no cambia de opinión esa persona tiene dos destinos: o termina preso de nuevo, o muerto", considera el ex arquero uruguayo.

Comentarios