Escucha esta nota aquí

La época navideña no llega con ilusión y alegría para todos, especialmente en 2020, cuando muchas personas han sufrido la pérdida de un ser querido por la pandemia del coronavirus. Esta fiesta, sinónimo de paz, amor y reencuentro familiar, puede hacer más notorias las ausencias.

De igual manera, es precisamente en esta época en la que factores como los problemas económicos, los conflictos familiares o el estrés pueden desencadenar la depresión. 

Este estado es tan común que ya tiene nombres propios: Depresión de Navidad, Depresión Blanca o Blues de Navidad, definidos como una condición sicológica marcada por el desánimo, la negatividad y el abatimiento durante estas festividades, según la página web Red de Noticias. 

¿Cuáles son los síntomas?

Un estudio de la Universidad de Estatal de Wright en Dayton, en Ohio, identifica tres tipos de síntomas: cognitivos, emocionales y comportamentales y recomienda estar atentos a ellos.

Síntomas cognitivos (pensamientos)
- Pérdida total del interés en las fiestas de Navidad. Se consideran inútiles u orientadas solo al marketing.
- Elevación del pensamiento negativo y catastrófico.
- No dejar de pensar en quienes ya no están a su lado.                                 También se puede hacer balance de la vida, focalizándose en los malos recuerdos antes que en los buenos.                                                                                    - Problemas de concentración.                                                                                           - Niebla mental, sentirse despistado o agotado mentalmente.

Síntomas emocionales                                                                                  

-Tristeza persistente.                                                                                                 Estado melancólico, de añoranza y pesadumbre.                                       Cambios en el estado de ánimo, como enfados, ataques de ira, rabia.                   Angustia sicológica, falta de esperanza.

Síntomas comportamentales                                                                     

-Nulo interés por celebrar estas festividades.                                                 Malestar al salir a la calle y ver las decoraciones navideñas.                                   -Experimentar estrés al salir a comprar, al tener que realizar cenas y reuniones familiares.                                                                                                                                  - Preferir el aislamiento y la soledad.                                                                                - Agotamiento.                                                                                                         Cambios en la alimentación (inapetencia o hambre compulsiva).                           - Alteraciones en el sueño (insomnio o hipersomnia).

¿Cuál es la causa de la Depresión de Navidad?                                 

- Pérdida de personas queridas.                                                                                           - Mayor sensibilidad al estrés y la ansiedad. El ritmo frenético de estas fechas puede pasar factura.                                                                                             Atravesar por un momento económico complicado.                                           Las presiones sociales y familiares.                                                                           La soledad es otro factor de riesgo.                                                                                 - Se puede llegar a la Navidad con un trastorno depresivo no diagnosticado y estas fechas agravan esa condición.

¿Qué hacer para manejar la depresión navideña?
La primera recomendación del estudio es contar con algún apoyo, amigo, familiar o asociación con quienes pasar estas fechas. 

* No hacer lo que no se quiere
Comidas y cenas familiares, compras… Aprender a poner límites y realizar aquello que sienta el corazón, lo citan como un principio de salud y supervivencia que se debe practicar a diario.

* Darse instantes de calidad
Más allá de "quedar bien con todos", resalta que lo prioritario es "quedar bien con uno mismo". Por ello, es imprescindible darse tiempo para disfrutar de las cosas que le gustan y que se quiere de corazón.

* Racionalizar pensamientos
Desactivar enfoques negativos, creencias irracionales e ideas que solo hacen daño. 

* Los que ya no están no desean verlo triste
Tratar de estar mejor en honor a aquellos seres queridos que ya no están.

* Marcarse nuevos propósitos y metas para el año que viene.

* No dudar en solicitar ayuda especializada, pues si no se controla puede derivar en una depresión mayor. 

Comentarios