Escucha esta nota aquí

A pesar del invierno, Santa Cruz no se libra de los días de calor. El aire acondicionado es un gran alivio cuando la temperatura supera los 30 grados, pero en esta temporada de pandemia no se debe permanecer en lugares cerrados que tienen este tipo de ventilación, donde hay aglomeración de personas, pues existe el riesgo que alguna esté contagiada de coronavirus y de esta manera el virus se esparza. Tampoco se recomienda usarlo todo el tiempo, pues puede afectar la salud.

El médico boliviano Luis Ramiro Justiniano explica que, si bien el aire acondicionado causa placer durante tiempos de calor, también es cierto que en exceso es perjudicial.

Las personas que lo utilizan mucho tiempo o duermen con aire acondicionado pueden llegar a tener problemas respiratorios, como asma, laringitis, dolencias pulmonares, dolor de garganta y resfriados. 

También es perjudicial para quienes sufren de enfermedades óseas o musculares, pues el frío excesivo y permanente agudiza los dolores.

El frío de los aires acondicionados reseca la piel y los ojos, debido que elimina la humedad del lugar en que se está. También puede causar deshidratación, dolor de cabeza y migraña, alergias y si alguien con un virus ingresó al mismo sitio, puede expandirlo en el ambiente.

USO EN CASA

Por ejemplo, al usarlo en el dormitorio, se tiene que tener en cuenta la ubicación de la cama, pues nunca se la debe poner frente al equipo de aire acondicionado. Se debe tratar de situarla a un costado o diagonal, para recibir el frío de manera indirecta.

Si se trata de la sala o el comedor, igualmente debe ser situado muy alto y no apuntando a los lugares donde habrá personas sentadas.



La temperatura ideal para refrescar un ambiente es de 23 y 24 grados. No menos porque el ambiente se pone muy frío y deja de ser agradable. 

Seis horas de corrido encendido es suficiente para enfriar una habitación. Después puede traer complicaciones a la salud. Entonces no es conveniente dormir con aire acondicionado.

Algunos de estos aparatos tienen modo 'sleep', una función concebida precisamente para la noche, que ajustan diversos parámetros, como ir subiendo la temperatura progresivamente a medida que pasa el tiempo y baja el frío ambiente. Llega a apagarse según se lo programa.

EN OTROS LUGARES

En tiempos de coronavirus y en espacio cerrados con afluencia de gente, como las oficinas públicas y privadas, es recomendable que los aires acondicionados estén colocados lo más alto posible y dirigidos hacia arriba. Siempre deben estar limpios y se los debe desinfectar todos los días. Ello para prevenir que los virus sean empujados por el viento que ejercen estos aparatos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que no hay evidencias científicas de que el aire acondicionado empuje el Covid-19, que lo expanda en lugares cerrados donde vaya muchas personas, pero recomienda que diariamente se lo higienice con buenos desinfectantes, para eliminar posible presencia de virus.