Escucha esta nota aquí

Integraba el ejército de soldados que vestidos con mandiles blanco luchaba en los hospitales contra el coronavirus. Estaba en primera fila y nunca puso excusas para no enfrentar al virus; sin embargo, cuando lo atacó a él quedó muy debilitado, tuvo que ser internado y en la reciente medianoche falleció como consecuencia de las complicaciones que le trajo el Covid-19. Él era el médico cruceño Pedro Borda Peña, cuyo deceso ha causado conmoción en el ambiente profesional y social de Santa Cruz.

Borda Peña salió bachiller del colegio La Salle en 1972 y al año siguiente se fue a estudiar Medicina a la Universidad Nacional de La Plata (Argentina), donde se graduó en 1978 y luego realizó su especialidad en Pediatría. De regreso a su tierra natal, a la que extrañaba y amaba, empezó a trabajar en hospitales, clínicas, postas y donde se lo necesitaba para luchar por la salud de los más pequeños.

Se casó con la médica Elvy Guaristi y tuvieron tres hijos, Eldy, Melba Rosa y Pedro Borda Guaristi, con quienes formó una familia unida y feliz. Este jueves 24 cumpliría 67 años.



De carácter extrovertido, amiguero y muy sociable. Perteneció a varias instituciones y de todas ellas llegó a ser presidente, como el Círculo de Amigos Ramón Hurtado Moreno, de la fraternidad Exalumnos de La Plata, de la comparsa Chivatos y del directorio del Sinec.

Se crió en la zona de la céntrica calle Rafael Peña, uno de los sitios más tradicionales del Carnaval cruceño, de allí viene su apego a la fiesta grande y las tradiciones populares, que compartía con sus familiares y sus amistades.

Como profesional era muy bien valorado por sus conocimientos de la Medicina pediátrica y por ser solidario, generoso y compasivo ante el dolor de los niños, quienes eran sus pacientes. Tenía su consultorio en la zona de la av. La Salle, trabajaba en hospitales y clínicas, iba a Buena Vista donde atendía de manera gratuita a quien se acercara a su consulta.

El odontólogo Richard González, uno de sus mejores amigos, cuenta que Borda no preguntaba a las madres si tenían plata para hacer atender a sus hijos enfermos. Les decía que se los lleven para examinarlos y empezar un tratamiento, que el dinero no era lo importante, sino la salud. Y así, bajo esa premisa era su desempeño profesional, buscando siempre el bien de la sociedad. 

González manifestó que están consternados, pues se fue un excelente profesional, pero, sobre todo, un ser humano maravilloso, un gran amigo y un hombre comprometido con la sociedad. Recuerda que llevaba la alegría a los grupos a los que pertenecía y siempre fue optimista.



Luchador por la vida

Pedro Borda Peña se contagió de Covid-19 hace dos semanas. Luego de dar positivo al virus siguió un tratamiento médico. De a poco su salud se fue deteriorando, pues padecía una enfermedad de base. Tenía problemas cardíacos, no hace mucho tiempo estuvo en Brasil donde le sugirieron una operación del corazón, que no le hicieron por la emergencia sanitaria que también vive ese país.

Tuvieron que entubarlo, pues registró problemas respiratorios y, de a poco, la luz de su vida se fue apagando. En la reciente medianoche falleció en la clínica Incor, rodeado de su familia.

Hoy, a las 19:00, en la Iglesia Divino Niño, en la zona de la av. Mutualista, se llevará a cabo una misa de cuerpo presente. Su cuerpo será cremado y llevado a su domicilio. El viernes 25 lo trasladarán al Cementerio Norte.

Comentarios