Escucha esta nota aquí

En todas las casas hay, por lo menos, uno y es utilizado por los integrantes de toda la familia. Allí se depositan muchos microorganismos que si no son exterminados, pueden extenderse al resto del hogar. Es el cuarto de baño, el lugar en el que algunos se quedan horas aseándose o embelleciéndose.

Esta habitación que normalmente es bien iluminada tiene que estar muy limpia. El coronavirus se instala preferentemente en lugares húmedos, así como este, por ello no se le debe dar ni un mínimo margen de existencia.

El baño debe tener una limpieza profunda una vez a la semana, explica el infectólogo boliviano Carlos Méndez Soto. Dice que el lavamanos, el inodoro, el área de la ducha, las paredes y el piso albergan gérmenes que deben ser eliminados con detergentes, lavandina y agua caliente.

La persona que realiza la limpieza debe tener mucho cuidado al realizar este trabajo. Tiene que usar guantes desechables, mandil o impermeable de plástico, zapatos de caucho y mascarilla. Todo ello para protegerse por si le salpican residuos de agua contaminada.

Manera de proceder

Antes de realizar este trabajo se tienen que retirar todos los artículos de tocador y de limpieza, como frascos de champú, cremas, jabones, pastas dentales, peines, que deben ser desinfectados aparte.

El lavamanos debe ser llenado con agua caliente, al menos a unos 60 grados, durante 10 a 15 minutos. Luego de vaciarse, se tiene que limpiar con detergente o agua con un chorro de lavandina.  Con una esponja o un paño tipo toalla, se refrega todas las partes del lavabo, incluido el grifo y las llaves. Ningún espacio, por más pequeño que sea, tiene que excluirse de esta limpieza.

El inodoro, también llamada taza del baño, es el lugar con más gérmenes, por ello debe ser más cuidadosamente desinfectado. Antes de realizar esta labor se le debe hacer pasar el agua al menos dos veces. 



Las recomendaciones básicas sugieren vertir agua caliente, lavandina y al final detergente. Con una escoba limpiadora refregar todas las partes, internas y externas. Luego agregar más agua, para que enjuague todo lo que se ha lavado.

Las paredes se tienen que refregar con una esponja o un paño de toalla, con detergente y luego agua y un poquito de lavandina. Después, enjuagadas y secadas. El piso requiere de escobas trapeadoras para limpiar todos los espacios. También se le puede agregar un desinfectante para eliminar cualquier vestigio de virus.

El área de la ducha reclama un proceso de higienización con los mismos productos e implementos de las paredes y aunque es el área más  húmeda tiene que quedar lo más seca posible.

Luego de terminada la limpieza del baño, se lo debe airear, dejar puertas y ventanas abiertas. También se le puede rociar ambientadores con agradables olores y se le puede colocar un ramo de eucalipto cerca de la ducha, para que cuando sea utilizada genere vapor con aromas a esta planta que es saludable.



La página web viveusa.mx recomienda que quien realice esta labor de limpieza deseche los guantes y el barbijo. Los impermeables y zapatos tienen que esterilizarse cuidadosamente, lo mismo que su ropa. La persona se tiene que bañar para eliminar cualquier posible presencia de virus en su cuerpo.