Escucha esta nota aquí

El humor, el teatro y la televisión están de luto. Se fue el ´opa lindo y peludo’. Hernando Chávez Guzmán, más conocido como Nando Chávez y mucho más conocido como Juanoncho o Don Sinforoso, dos de sus personajes símbolo. Falleció este domingo, a los 69 años, víctima de un paro cardiaco, justo en el día de su cumpleaños.

“Hasta ahora no salgo de la consternación”, dijo Sonia Barrientos. La cantante había sido invitada por el mismo Chávez para celebrar su natalicio esta tarde en una quinta y habían quedado en encontrarse con sus colegas Gina Gil y Guísela Santa Cruz.

Esta última publicó en sus redes sociales: Amigo querido! Dios lo llevó el día de su cumpleaños!

“Cuando lo llamé para que nos veamos, no contestaba. Luego Guísela me contó que la hija de Nando le dijo que su padre estaba mal y lo había llevado al hospital de la Villa”, contó Barrientos.

Nataly Chávez Aguilera era la única hija de Chávez y la que se encargó de llevarlo al hospital de la zona populosa donde el actor radicaba desde hace años. Allí, desafortunadamente y para el pesar de todos los que lo quisieron y apreciaron como familiar, amigo y artista, Nando Chávez falleció.

Nació en Trinidad (Beni) el 8 de noviembre de 1951 en el seno de una familia de clase media muy trabajadora. Fue el menor de los hijos de los esposos Sócrates Chávez y Carmen Guzmán. Primero se fue su papá, cuando Nando apenas tenía 12 años y su madre murió algunos años después, cuando estaba estudiando en Cochabamba.

“Mi padre era muy serio y no lo recuerdo mucho, no tuve una relación muy apegada con él porque paraba en Magdalena y lo veía poco. A pesar de todo tuve una infancia feliz, porque desde niño hice lo que me gustaba. Mi madre falleció en 1970, pero de ella recibí mucho amor, ternura y cariño. Fue una mujer muy sacrificada, trabajadora y noble que dio todo por sus hijos. Recuerdo que ella siempre me decía que a todos nos quería por igual y como yo era el menor seguro que le exigía más adulos”, recordaba Chávez en una entrevista que brindó a EL DEBER en 2018. 

El actor era muy unido con sus hermanos de padre y madre, especialmente con Olga y Sócrates (Toto), que viven en Santa Cruz. El mayor, José se fue cuando era muy joven y no supieron más de él y con Fabián se veían cada que Nando visitaba su ciudad natal.

Una vida ligada a la actuación

En su niñez y adolescencia estudió en el colegio la Salle de Trinidad, ahí organizaba los eventos culturales. Empezó a hacer teatro en su etapa colegial. Le gustaba mucho actuar en las fechas cívicas. Al salir bachiller se trasladó a Santa Cruz de la Sierra donde montó su primera obra teatral.

El cierre de la Universidad Católica de Cochabamba, en la década de 1970, cuando apenas le faltaba un semestre para terminar su carrera de Filosofía y Letras, le dio luces a Nando Chávez, sobre el rumbo que debía tomar su destino. Como ya había concluido sus estudios en la Escuela de Teatro de aquella ciudad y aunque no estaba seguro que su vida giraría solo en torno a la actuación, decidió abocarse a lo que se convertiría en su principal fuente de sustento. 

Representó a muchos personajes antes de que las ocurrencias del Opa lindo y peludo o el Opa pícaro, de overol negro y gorra de visera larga, empiecen a hacer reír a la gente en los barrios de Trinidad a fines de la década del 70, y más tarde en la Casa de la Cultura, el Paraninfo Universitario y el Colegio Don Bosco de Santa Cruz, donde estableció su compañía Teatro Costumbrista Oriental, en 1981.

Como Juanoncho llevó su humor a diferentes barrios y poblaciones cruceñas, con la comedia El opa pícaro, haciéndose conocer en casi todo el oriente como el defensor de las buenas costumbres y la moral, contra ‘el malo de la película’, el abusivo y prepotente don Sinforoso Retamozo,  un hacendado de modos despectivos con sus empleados y galán con las mujeres

Luego comenzó a realizar teleseries y telenovelas para televisión.  Una de las más exitosas fue Amor en tiempo seco, que marcó a muchos televidentes y dejó en la retina de los televidentes a varios personajes, como Maricuchi, Getulio, Pituca, Quijote y el mismo Juanoncho.

También dirigió y protagonizó Hotelucho, El flamante policía, Coraje salvaje, Indira y los loteadores.

Luego dio el salto al cine con su primera película Opa Pícaro, que la rodó en Trinidad y luego produjo Mamita de Cotoca.