Escucha esta nota aquí

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), una de las instituciones que tiene bajo la lupa la evolución del coronavirus, informó que "el humo de los incendios forestales puede irritar los pulmones, causar inflamación, afectar el sistema inmunitario y hacerlo más propenso a infecciones pulmonares, incluso al SARS-CoV-2, el virus que causa el Covid-19". 

También resalta que las personas que actualmente tengan Covid-19 o se estén recuperando de la enfermedad podrían estar en mayor riesgo de presentar efectos en la salud por la exposición al humo debido a que el funcionamiento del corazón y de los pulmones está comprometido por el virus.

Los estudios

El doctor Brad Spellberg, director médico del Centro Médico del Condado de Los Ángeles-USC, citó estudios realizados en Estados Unidos, China e Italia para asegurar que "se ha demostrado que la exposición del tejido pulmonar a la contaminación puede aumentar la susceptibilidad a las infecciones virales". Además, menciona "una correlación entre niveles más altos de contaminación en el aire y una mayor propagación y gravedad de los casos de Covid-19".  

Otra profesional estadounidense, Rekha Murthy, especialista en enfermedades infecciosas, dijo al medio La Vanguardia que: “Siempre que el revestimiento del pulmón o las vías respiratorias se inflaman o dañan, aumenta la posibilidad de que las partículas virales inhaladas se arraiguen en los pulmones y provoquen una infección”.

Recomendaciones

Estos resultados, arrojados desde hace algunas semanas, fueron reforzados con una serie de recomendaciones de los CDC para los ciudadanos para prevenir infecciones respiratorias, ya que en Estados Unidos, al igual que en Bolivia, los incendios forestales están fuera de control.

* Reducir la exposición al humo, por ejemplo, buscando refugios y espacios con aire más limpio.

* Limitar el ejercicio al aire libre cuando haya humo en el ambiente exterior o elegir actividades de menor intensidad para reducir su exposición al humo.

* Crear espacios con aire más limpio en casa para protegerse del humo de los incendios forestales usando un purificador de aire portátil en una o más habitaciones.

* Cuando sea posible, usar equipos de aire acondicionado, bombas de calor, ventiladores y persianas para mantener el espacio con aire más limpio fresco en los días calurosos.

Evitar las actividades que generen más contaminación del aire en interiores y exteriores, como freír alimentos, barrer, pasar la aspiradora y usar electrodomésticos de gas.

* Los barbijos de tela que se usan para prevenir contagios del Covid-19 ofrecen poca protección contra el humo de los incendios forestales, ya que no atrapan las partículas pequeñas y dañinas que pueden afectar su salud.

* Los respiradores N95 sí proveen protección contra el humo de los incendios forestales.

Diferencia entre los síntomas de la exposición al humo y los del Covid-19

* Algunos síntomas, como tos seca, dolor de garganta y dificultad para respirar pueden ser causados tanto por la exposición al humo de los incendios forestales como por el Covid-19.

* Síntomas como la fiebre o los escalofríos, los dolores musculares o corporales y la diarrea no se relacionan con la exposición al humo

* Si tiene síntomas graves, como dificultad para respirar o dolor en el pecho, llame de inmediato al centro de emergencias más cercano.

Los más vulnerables

Las personas que están en mayor riesgo de que el humo ambiental les cause efectos dañinos en la salud son: 

* Niños menores de 18 años
* Adultos de 65 años o más
* Mujeres embarazadas
* Personas con afecciones crónicas, como enfermedades cardiacas o pulmonares, asma, y diabetes
* Personas que trabajan al aire libre
* Personas que tienen un nivel socioeconómico más bajo, como aquellas en situación de calle o quienes tienen acceso limitado a la atención médica
* Personas que están inmunodeprimidas o que toman medicamentos que inhiben el sistema inmunitario.