Escucha esta nota aquí

Bolivia se acerca a los 6.000 contagiados de coronavirus y Santa Cruz tiene mas de 3.500. Los fallecidos llegan a 250 en el país y las noticias que se reciben diariamente no son alentadoras, al contrario, adelantan que vendrán tiempos muy difíciles en la lucha contra este virus.

Esta situación inquieta y aflige a cualquiera, pues todos quieren estar completamente libres del virus que ha paralizado a casi todo el mundo. Se tiene miedo, se lo respeta y sobre todo se lo esquiva, nadie quiere tenerlo cerca en ninguna circunstancia.

Los sicólogos afirman que la mente es poderosa y manda al cuerpo y, ello ocasiona, que se llegue a somatizar los síntomas. Es decir.  una persona, estando sana, puede llegar a sentir y manifestar las característica de la enfermedad, en este caso los efectos del coronavirus, sin estar contagiado.

El responsable del área de Sicología del Instituto de Neurociencia de la Unifranz, James Yhon Robles, explica que "el miedo es una respuesta instintiva del cerebro, que genera adrenalina y cortisol, provocando una sensación de angustia por la situación de peligro ante el contagio del Covid-19, que puede llegar a ser real o imaginario que despiertan síntomas como si fuesen reales".

El sicólogo afirma que el cerebro, ante esta sensación de peligro o miedo, genera ansiedad y pánico. Da una respuesta anticipada a una situación que todavía no existe, que solo esta en nuestro pensamiento.

Una persona atemorizada puede sentir diversas dolencias similares a las provocadas por el coronavirus. Fiebre, dolor de cabeza, tos, molestia en la garganta y decaimiento. La revisión de un médico puede concluir que el paciente no está enfermo y, a pesar de concluir con un test del Covid-19  negativo, el paciente puede persistir en los malestares. Todos los síntomas son producto de un proceso sicológico, aunque está sano físicamente. La causa radica en el nerviosismo y espanto frente al riesgo de ser contagiado.

¿Qué se puede hacer?

* Cuidar las emociones y evitar la debilidad mental.

* Tratar de no ver noticias apocalípticas sobre el Covid-19. Mirar películas con mensajes positivos o documentales sobre lo hermosa que es la vida.

* No pensar que estamos en el fin del mundo. Recordar que estamos en 2020, que la ciencia y la tecnología está avanzada, que encontrarán un remedio para este virus y que todo esto terminará.

* Desarrollar emociones positivas que permitan enfrentar preventivamente al coronavirus.

* La mente positiva ayuda a repeler un posible contagio.