Escucha esta nota aquí

A principios de febrero, un pedido de plasma hiperinmune para el padre Juan Kurahashi movilizó a la comunidad católica del país, que en menos de 24 horas consiguió las unidades que necesitaba. Gracias a esta respuesta inmediata, el religioso japonés recibió el tratamiento y llegó a sus 84 años de edad recuperado, comprobante que dieron sus pulmones que hicieron sonar su armónica.

Colaboradores del religioso, de la Sede Inspectorial de los Salesianos en Cochabamba, ayer enviaron fotografías de su estado al celebrar su cumpleaños # 84. En ellas saluda y se lo ve tocando la armónica.

El padre Álex Sosa, que lo acompaña en Cochabamba, confirmó que el sacerdote dio negativo al coronavirus hace unas tres semanas y ya retomó su rutina, oficiando la misa diaria, a las 7:00, para su comunidad. Indicó que no le quedó ninguna secuela y que todo fue gracias a la respuesta médica inmediata y a las personas que ayudaron a conseguir el plasma rápidamente. 

Solo el 5% de sus pulmones llegó a estar comprometido y el plasma y el Remdesivir atacaron con eficacia. Además, el tratamiento fue en casa.

El religioso llegó a Bolivia en 1980 y desde entonces conquistó a la comunidad católica por sus misas animadas, siempre con su toque musical. Pasó por parroquias de Santa Cruz de la Sierra, Montero y Cochabamba.

Comentarios