Escucha esta nota aquí

Los cambios en las monarquías europeas se siguen dando más rápido de lo esperado. Ahora es el turno de una de las más antiguas y estables, la británica, pues la reina Isabel II, de 94 años y desde hace 67 soberana, ha dado señales de que pronto dejará el trono para que lo ocupe el sucesor natural, su hijo, el príncipe Carlos de Gales.

Es el heredero más longevo de las monarquías en todo el mundo, lleva 62 años esperando reinar en su país. Ahora se acerca el momento, pues su madre ya empezó a delegar responsabilidades en él. Desde la cuarentena por la pandemia del coronavirus está encerrada en el castillo de Windsor junto a su esposo Felipe, duque de Edimburgo.

Una vez Isabel II dijo que un rey o una reina deben sentarse en el trono toda la vida y no abdicar. Sin embargo, los años y la falta de fuerzas físicas están haciendo que la monarca posiblemente no cumpla esa sentencia al ceder su puesto a su primogénito.



Por su parte, el príncipe Carlos, de 71 años, empezó a representar cada vez más a su madre en actos nacionales e internacionales. Y algo que ha llamado la atención de quienes siguen a las monarquías, es que puso a la venta una de sus propiedades agrícolas más queridas y a la que más tiempo le dedica.

Se trata de Home Farm, una granja orgánica de 365 hectáreas, situada en los  valles de Gloucestershire, en el sudoeste de Inglaterra y que administra personalmente desde hace 30 años, informó el diario español El País.



Dicha empresa agrícola anunció que, para 2021, no renovará contrato con sus arrendatarios y que dejará de sacar al mercado algunos de sus productos orgánicos. Una vez Carlos de Gales comentó que si no hubiera sido príncipe, con seguridad que sería agricultor, pues ama el campo.

Sin esta responsabilidad, el heredero británico tendrá más tiempo para dedicarse a la transición real y a las tareas que conlleva la corona de su país.

¿Qué produce su granja?

Es pionera en la agricultura ecológica. En 1986 el príncipe anunció la conversión de su granja en un sitio para el cultivo orgánico. Cuatro años después presentó la marca Duchy Originals, con la que vendió productos como trigo y derivados de ovejas, bueyes y cerdos, los que se encuentran en los supermercados del Reino Unido.

Luego incursionó en la venta de comida orgánica lista para llevar, que en 2019 le dio una ganancia de 250 millones de dólares. Tienen 300 productos alimenticios a la venta en 30 países y genera muchas fuentes de empleos y promueve los ingredientes naturales para la cocina.

Al príncipe de Gales le encanta la naturaleza. En un reportaje del diario New York Times se dice que habla con los árboles, que sale por las noches a caminar por el bosque y que personalmente poda alguna de sus plantas.

Durante 30 años transformó el jardín de su palacio Highgrove State en uno de los más hermosos del mundo. Colocó fuentes de agua, plantas ornamentales, muchas flores y principalmente rosas, que hasta ahora visita y cuida.

Durante la turbulenta época de la muerte de su exesposa Lady Di y su polémico romance con su actual mujer, Camila Parker Bowles, duquesa de Cornualles, se refugiaba en ese lugar