Escucha esta nota aquí

Para muchos, el hijo menor del príncipe Carlos de Gales y de la desaparecida Lady Di, el príncipe Harry, está llamado a brillar donde quiera que se encuentre, ya sea como integrante de la realeza británica, como defensor de las víctimas de las guerras o como presentador de televisión.

Todo lo que hace y dice es noticia. El pelirrojo tiene química con las masas, y no solo su país, el Reino Unido, lo quiere, tampoco por ser hijo de una leyenda como es su madre, sino por las acciones que toma en el campo de la solidaridad y por luchar por su felicidad.

Recientemente, el príncipe Harry sorprendió cuando Netflix presentó un avance del documental Rising Phoenix (Ave Fénix), producido por esta plataforma de audiovisuales. Él es el comentarista principal y este trabajo se lo podrá ver completo el miércoles 26, en todo el mundo, informa la revista española Hola.



Se trata de un documental en el que se muestra la dimensión e importancia de los Juegos Paralímpicos. Aquella competencia deportiva que se celebra cada cuatro años y en el que compiten solo personas que tiene dificultades físicas, mentales y sensoriales, ya sea de nacimiento o adquiridas, como consecuencia de una enfermedad o un accidente.

Los Juegos Paralímpicos se celebran desde 1960, luego de que se llevan a cabo los Juegos Olímpicos, en las mismas instalaciones deportivas. Este año se debían realizar en Tokio, pero por el coronavirus se trasladaron para 2021.



El documental

Sentado en un sofá, en una gran sala con ventanales e iluminación especial, el príncipe Harry habla de esta competencia deportiva. Dice que es más que un torneo, en el que se muestran los músculos y habilidades en campo y pista. Opina que todos son triunfadores, pues el simple hecho de estar ahí, luego de haber superado una dificultad física y mental, ya los hace campeones.

Harry tiene 35 años, está casado con la actriz estadounidense Meghan Markle, de 39, sorprendió cuando apareció en la pantalla chica presentando el avance del documental Rising Phoenix. Se sabía que junto a su esposa y a su hijo Archie, de un año y tres meses, se había ido a vivir a Santa Mónica, California, EEUU, pero se desconocía que estaba incursionando en la televisión.

Está siguiendo los pasos de su esposa, que recientemente prestó su voz para un documental de Disney Plus que defiende a los elefantes en África. Esta vez el príncipe trabaja en una causa en la que desde chico ha estado involucrado, como es ayudar a quienes perdieron capacidad física, para que se reinserten en la sociedad.

Además, el príncipe Harry es el creador de los Juegos Invictus, en el que participan veteranos de todo el mundoÉl impulsa este encuentro deportivo, que se inició en 2014 en Londres, en 2016 se realizaron en Orlando, EEUU; en 2017 en Toronto, Canadá; en 2018 en Sidney, Australia y tenían que celebrarse este año en Róterdam y La Haya, Países Bajos.



No se ha informado si Harry, que este año renunció a pertenecer a la primera línea de la monarquía británica, tendrá un pago por su participación en Rising Phoenix, si será una colaboración benéfica, o si las fundaciones a las que pertenece recibirán algún aporte.