Escucha esta nota aquí

¿Alejarse de la presión mediática? Así no lo lograrán. El nuevo paso que han dado el príncipe Harry y la duquesa de Sussex Meghan Markle refuerza la idea de que pronto la exactriz volverá a la pantalla. Y es el que el matrimonio compró una mansión de $us 14,7 millones en Montecito, un barrio de grandes estrellas y multimillonarios en Santa Bárbara (California), según el portal de farándula TMZ.

Allí, la pareja será vecina de las celebridades Oprah Winfrey, Ellen DeGeneres, Ariana Grande y Gwyneth Paltrow, entre otros famosos. Por supuesto, la zona es bastante vigilada.

El diario Los Ángeles Times informó que la lujosa residencia tiene unos 1.350 metros cuadrados y que está ubicada en un terreno de tres hectáreas. Entre sus características enumeran nueve dormitorios, 16 bañosuna piscina, una pista de tenis, un cine privado, un gimnasio, un spa, una bodega y una sala de juegos. Además de la residencia principal, también tiene una casa de invitados.

“Esta es la primera casa que cualquiera de ellos ha tenido. Ha sido un momento muy especial para ellos como pareja y como familia: lograr tener total privacidad durante seis semanas desde que se mudaron. Tienen la intención de echar raíces en esta casa y en la tranquila comunidad, que tiene una privacidad considerable. Aquí es donde quieren criar a Archie, donde esperan que pueda tener una vida lo más normal posible, reveló una fuente a Page Six.​​​

El príncipe Harry y Meghan Markle estaban viviendo en una mansión alquilada en Beverly Hills desde marzo, pues ya habían entredicho su intención de ponerse a trabajar.