Escucha esta nota aquí

Rescatando el espíritu de perseverancia de la frase "el show debe continuar", en la película All that jazz, el coreógrafo y productor Ronaldo Wellington dice que, a pesar de que el coronavirus ha cambiado el ritmo del mundo, que hizo cerrar escenarios y suspender los desfiles de modas, la vida sigue y hay que adaptarse a la nueva normalidad.

Con la cuarentena, los desfiles en la Feria de la Mujer y la presentación de colecciones de tiendas y diseñadores locales fueron suspendidos, afectando a modelos, estilistas, creadores de ropa y mucha gente que trabaja en la puesta en escena de los fashion shows.

Con la flexibilización de la cuarentena, algunas actividades empiezan a levantarse. Siguiendo tendencias y experiencias en otros países, se llevarán a cabo actividades del modelaje de manera virtual. Están preparando para este mes un desfile en la que se exhibirán colecciones creadas recientemente y ropa de tiendas, de manera online.

En un local se armará una pasarela, con toda su iluminación y accesorios, por donde desfilarán los modelos, a quienes antes del evento se les medirá la temperatura, se les entregará barbijos acorde a la ropa que lucirán y pasarán por la pasarela con distanciamiento social y no habrá la tradicional despedida de los maniquíes, para evitar aglomeración en el escenario.

El evento será sin público. Solo estarán presentes los modelos, los diseñadores y dueños de la ropa, fotógrafos, camarógrafos y los productores, con medidas de bioseguridad. Todo el desfile se verá en las redes sociales.  

Clases mixtas

Ronaldo Wellington también comentó que está pasando clases de modelaje con el sistema mixto, tres días a la semana. La mitad de las clases son presenciales y la otra parte virtual, en la escuela de Promociones Gloria.

Para continuar con la formación de nuevos modelos, adaptándose a la nueva normalidad, implementaron esta forma de pasar clases de modelaje. Las técnicas de pasarela, postura, fotografía, etiqueta y protocolo, son presenciales, pues tienen que aprender en el mismo lugar, explicó.



A estas clases solo pueden asistir un máximo de siete alumnos, todos cumpliendo con las medidas de bioseguridad.

La otra mitad de las clases, que es la parte teórica, como historia, cultura general, orientación y consejos del buen vestir y las reglas de la etiqueta y el protocolo, la reciben de manera virtual.

Ronaldo Wellington expresa que así como existe esta forma mixta de pasar clases de modelaje, los eventos de modas virtuales y la utilización de las redes sociales y plataformas digitales sirven para llegar al público masivo mostrando el trabajo de los creativos de la moda, y que vendrán otras formas de promoción.



"Lo importante ahora es crear, reinventarse, adaptarse, usar la sabiduría y creatividad para promocionar productos y colecciones que se pueden escoger y comprar como si se tratase de un evento en directo. Los aplausos han sido cambiados, por el momento, por el pestañear de la gente frente a su pantalla de computadora o celular. Esa es la nueva normalidad del fashion show", comentó el productor y coreógrafo.