Escucha esta nota aquí

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados internacionales dictaminó en 1987 que el 31 de mayo se celebre el Día Mundial de la Lucha Contra el Tabaquismo. Esta es una oportunidad para concienciar sobre los efectos nocivos y letales del consumo de cigarrillo, y la exposición al humo del tabaco ajeno, para disuadir su consumo en cualquiera de sus formas. 

Se informó que el cáncer de pulmón es el segundo más letal de este tipo de enfermedades en Bolivia, según el observatorio global Globocan.

​​

Según la OMS el hábito del tabaquismo mata a ocho millones de personas al año, al ser causa de diferentes enfermedades que, en su mayoría, se pueden prevenir como es el caso del cáncer de pulmón.

En 2020, en Bolivia se diagnosticaron 971 casos nuevos de cáncer de pulmón y se han registrado más de 870 muertes por esta causa, convirtiéndose en el segundo tipo de cáncer más letal en el país, después del cérvico uterino. Además, esta enfermedad se ubica en el quinto puesto, en incidencia, después de los cánceres cérvico uterino, próstata, de mama y el de vesícula biliar, informa Globocan.

​​


Desde su experiencia con pacientes, el oncólogo clínico y subespecialista en Oncología Molecular boliviano, Ronald Limón, dice que en Bolivia se ve con positividad que el consumo de tabaco ha disminuido debido a la pandemia, y una razón puede ser que los fumadores crónicos, que además tienen cáncer de pulmón, pueden aumentar hasta un 40% el riesgo de mortalidad si contraen Covid-19”.

“La infección por coronavirus, que es una enfermedad infecciosa que ataca principalmente a los pulmones, dificulta que el cuerpo luche contra las afecciones respiratorias. Los datos de investigación disponibles, hasta la fecha, parecen indicar que los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves y de fallecer a causa de Covid- 19”, explica la especialista en Oncología Clínica y Cuidados Paliativos, la médica boliviana Lucía Richter.

​​

Si bien actualmente no existen estudios revisados por oncólogos sobre el riesgo de infección por coronavirus, que conlleva el consumo de tabaco, la especialista puntualiza que “es probable que los fumadores de cigarrillos, pipas de agua y productos de tabaco calentados sean más vulnerables al Covid- 19, ya que el acto de fumar supone arrimar los dedos y los cigarrillos, que pueden estar contaminados, a los labios, lo que aumenta la posibilidad de transmisión del virus de la mano a la boca”, explica. 

Relación directa con el cáncer de pulmón

Ambos oncólogos coinciden en que el tabaquismo es el principal factor de riesgo para el desarrollo de cáncer de pulmón, provocando hasta el 90% de los casos que se registran. Un dato que ayuda a entender esta realidad, según explican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), es que el humo que emana del cigarro expone al fumador a unos 7.000 tipos de sustancias químicas y de esas, se conoce que unas 70 tienen relación con el desarrollo de distintos tipos cáncer, el más frecuente, el de pulmón. 



Si bien fumar no es sinónimo de padecer la enfermedad, es importante comprender que, el fumador, en especial el crónico, eleva hasta 30 veces su probabilidad de desarrollarla, en relación a quienes no fuman. 

“Se estima que el riesgo relativo del fumador, de padecer cáncer de pulmón a largo plazo, en comparación con el no fumador, varía de 10 a 30 veces.  La probabilidad aumenta tanto con el número de cigarrillos fumados por día, como con la duración del hábito de fumar. Otros factores que pueden influir son la edad de inicio del tabaquismo, el grado de inhalación, el contenido de alquitrán y nicotina de los cigarrillos, y el uso de cigarrillos sin filtro”, explica Richter.

Durante la pandemia en Bolivia se diagnosticaron casos más avanzados de cáncer de pulmón y también del resto de neoplasias, lo que tendrá un impacto a largo plazo, considera Limón. “Es importante mencionar que las personas que dejan el tabaco reducen su riesgo de desarrollar cáncer de pulmón entre un 30% y 50%, tras diez años de abandonar el tabaquismo, en comparación a las personas fumadoras crónicas”, añade.

El tabaquismo en Bolivia



De acuerdo con datos oficiales del ministerio de Salud y Deporte de Bolivia, en promedio en el país se registra que el 21,9% de los hombres y cerca del 9% de las mujeres consumen tabaco a diario. Además, 46.6% de los jóvenes están expuestos al humo de tabaco ajeno y cada año, más de 4.600 bolivianos mueren por enfermedades relacionadas al consumo de tabaco. 

La edad promedio de inicio del consumo de tabaco oscila entre los 13 y 14 años en el país. Para el sistema de salud, este hábito genera un costo estimado de al menos 249 millones de dólares anuales, lo que representa a cerca del 12% del gasto sanitario.

Comentarios