Escucha esta nota aquí

La serie de Netflix El juego del calamar cumple otra semana en el ranking de lo más visto en Bolivia y también como el tema de charla del momento. Además, la producción surcoreana se convirtió en inspiración de memes y merchandising y generadora de debates.

El origen y significado de algunos personajes es uno de los tópicos más comentados, como en el caso del 'Reclutador', interpretado por Gong Yoo, que, por si no lo sabían, es uno de los actores más famosos y atractivos de Corea del Sur, y que abre la primera temporada y da pie para una segunda, pero, ¿quién es en realidad?.

El creador de la serie, Hwang Dong Hyuk, reveló la historia detrás de este misterioso personaje al periódico The Chosun Ilbo, aclarando su relación con la sociedad a cargo de los macabros juegos. ¿Exjugador, exganador o un simple empleado con cara de triángulo, círculo o cuadrado?

Su primera aparición sucede cuando se encuentra con el protagonista, Seong Gi Hun (Lee Jung Jae) en la estación del metro y lo desafía a un juego de Ddakji a cambio de dinero o bofetadas y luego le deja la tarjeta con el número de la asociación para subir la apuesta, logrando que pique el anzuelo.

Esa es su breve participación inicial, casi igual de fugaz que la última, (ALERTA SPOILER) en la que después de muerto su líder, el juego debe continuar y para ello busca nuevos jugadores o 'caballos' para su carrera.


"Sé que hay muchas teorías sobre el vendedor. Los espectadores son definitivamente más creativos que yo. Se sorprenderían saber que su historia de fondo no es tan compleja como parece", explicó el realizador al medio coreano.

Tras tanto misterio, finalmente, Hwang Dong Hyuk comentó que cuando estaba escribiendo la trama, decidió que el vendedor sea un exmiembro del personal de El juego del calamar que obtuvo la confianza del creador del juego, Oh Il Nam. "Creo que tuvo la oportunidad de trabajar fuera y regresar así al mundo real", agregó.

Y así de simple es la explicación del Reclutador, el encargado de convocar  a los personajes que se jugarán la vida a cambio de millones de wones.



Comentarios