Escucha esta nota aquí

Las potentes ráfagas de viento que han afectado estos días la ciudad tienen en alerta a la población. Vallas, árboles y otros elementos sufren el insistente empuje que amenaza con tumbarlos. Ese mismo viento, se alía con el coronavirus y puede acrecentar el riesgo de contagio en espacios abiertos.

El estudio corresponde a la Universidad de Nicosia, Chipre, y ha sido publicado en la revista científica Physics of Fluids. Según el informe, las pruebas experimentales han analizado tres situaciones diferentes jugando con la intensidad del viento. Los resultados revelan que la existencia de aire en movimiento altera las distancias que puede alcanzar el virus y, por tanto, los espacios de seguridad en la interacción social.

En situaciones normales, sin viento, un tosido expande el virus con un alcance menor al metro de distancia. Por ello, la recomendación de las autoridades, y de la misma OMS proponen como medida de seguridad el distanciamiento físico entre personas.

Sin embargo, las pruebas realizadas con condiciones de viento ligeras y moderadas han reportado resultados diferentes. Ante una ventisca moderada (4 km/h) las gotas son impulsadas por el aire hasta una distancia de 6 metros en apenas 5 segundos. El reporte, publicado en La Vanguardia, de España, también revela que, con vientos de 15 km/h, las gotas contaminadas lograrían la misma distancia, 6 metros, pero en menor tiempo.

Otro indicador llamativo que muestra el estudio, destaca la altura que el virus puede alcanzar ante las mismas ráfagas de viento. En ninguna de las pruebas realizadas, el Covid-19 levanta vuelo en el aire. Su comportamiento, debido al peso de las gotas, siempre es descendente. A más viento, puede mantener una altura de 1.35 metros en distancias cortas, y con menor viento, apenas logra mantener un metro de altura antes de avanzar los dos metros de distancia.

El uso de barbijo y el lavado constante de manos son las medidas que las autoridades de salud remarcan a cada instante. Con estas medidas, se puede evitar el contagio. Ante la posibilidad de entrar en una cuarentena dinámica, la distancia física entre personas puede ser otro elemento de prevención. Por ello, recuerde que, a más viento, mayor distancia de seguridad.