Escucha esta nota aquí

Mientras no haya un vacuna contra el Covid-19, el mundo tiene que cuidarse para no contagiarse, y solo se puede evitar a este virus siguiendo las normas de bioseguridad y fortaleciendo el sistema inmunológico. Un reciente estudio realizado por la Universidad de Boston, EEUU, con 190.000 muestras llevadas a cabo en los 50 estados de ese país, estableció que las personas que consumen alimentos ricos en vitamina D tienen menos posibilidades de infectarse.

Este estudio científico realizado por la Facultad de Medicina de dicha universidad establece que la vitamina D blinda al sistema inmunológico innato como el adaptativo y puede tener un papel de protección contra las infecciones respiratorias.

Se detectó que las personas que se contagiaron con el Covid-19 tenían notable deficiencia de vitamina D en su organismo, por lo que estaba desprotegido y el virus aprovechó dicha debilidad para ingresar y atacar el cuerpo humano, informa Infosalud.

Este estudio, entre otros aspectos, revela que las personas hipertensas, diabéticas y adultos mayores son quienes necesitan nutrirse más con vitamina D, pues ellos padecen de coagulopatía, que está asociada al coronavirus. También se estableció que si pacientes infectados, pero en estado intermedio,  reciben esta vitamina, evolucionarán de forma positiva.

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, el 50% de la población del planeta tiene insuficiencia de vitamina D y se puede adquirir de dos formas principales. Una es por medio de los rayos solares, que al llegar a la piel inyecta este beneficio, y el otro es por los alimentos que se consumen.



El médico boliviano Luis Ramiro Justiniano manifestó que, desde el inicio de la pandemia, a principios de año, se supo que la vitamina D era necesaria para repeler los contagios, para fortalecer el sistema inmune y para combatir el virus en los infectados, solo que ahora con más estudios científicos se saben que es imprescindible para la salud de las personas de alto o bajo riesgo.

¿Dónde encontrar la vitamina D?

Se la encuentra en algunos alimentos, en el sol y en las farmacias en forma de suplementos. 

El aceite de hígado de bacalao encabeza la lista de los alimentos ricos en vitamina D, una cucharada es necesaria para cubrir las necesidades diarias. Los pescados azules, como el salmón, el atún o las sardinas también poseen esta vitamina. Los mariscos, como las gambas, los langostinos y las almejas entran en este grupo privilegiado de alimentos.



Pero como en nuestro medio estos pescados o mariscos no son fáciles de encontrar y tampoco son baratos, pueden ser reemplazados por otros de más sencillo acceso, como el hígado de res, que se puede consumir como revuelto y en forma de bife.

Los lácteos, ya sea leche entera, yogures, los diferentes tipos de quesos y la mantequilla también aportan con vitamina D, y son muy fácil de encontrar en el mercado, porque son productos locales. Lo mismo que los huevos, principalmente la yema, contiene proteína de alto valor.

Otro alimento que tiene vitamina D son las diversas clases de hongos, como los champiñones, que se recomienda ponerlos unas horas al sol, antes de consumirlos, para que se activen sus propiedades vitamínicas.

La palta, tan rica y popular en nuestro medio, se puede consumir como fuente de vitamina D, cuando no se quiere recurrir mucho a los productos de origen animal. De igual manera, los cereales, como el germen de trigo, es beneficioso para la salud y para fortalecer el sistema inmune.

Pero la mayor fuente de vitamina D viene del sol, que debe ser recibido en horas de la mañana, de 9:00 a 11:00, no más tarde porque después sus rayos ya son dañinos, y se recomienda de 20 a 30 minutos diarios

Se considera que el 80% de esta vitamina se la recibe de los rayos del astro rey, y solo el 20% de los alimentos. 

Se sugiere que el sol llegue a todo el cuerpo, principalmente a los brazos y a las piernas. Además fortalece los huesos, la dentadura y las uñas, por lo que detiene la osteoporosis y aumenta la resistencia muscular, informa el portal de salud español Clara.



Otra forma de que el organismo reciba vitamina D es por medio de suplementos, es decir cápsulas que se encuentran en las farmacias. Sin embargo, solo se deben consumir por prescripción médica.