Escucha esta nota aquí

Puede resultar algo extravagante utilizar la impresión 3D con alimentos como la carne, un mundo aparte a las actuales formas de su presentación, pero organizaciones como Meat & Livestock Australia, cuyo trabajo comprende la comercialización, investigación y el desarrollo de la industria cárnica del país, lo ven como una oportunidad emocionante para dar un valor añadido a la carne.

Meat & Livestock Australia (MLA) considera que existen grandes posibilidades para la impresión 3D de la carne, sobre todo para dar salida a recortes de carne y otros subproductos, con un valor añadido. Estos productos son procesados y convertidos en “tinta de carne” para ser utilizados por las impresoras 3D y crear alimentos ricos en proteínas, con formas y texturas originales. Incluso gracias a la tecnología se pueden crear alimentos de diferente forma y tamaño que serán especialmente atractivos para las personas mayores que tienen problemas para comer carne, como una alternativa a los purés.

Existe una gran necesidad de crear nuevos modelos de negocio para satisfacer las demandas del mercado, sobre todo en el segmento que quiere planteamientos de nutrientes personalizados, en lugar de trozos enteros de carne. Para MLA es necesario aprender más sobre la tecnología de impresión 3D y que la industria se comprometa con estos modelos de innovación. Estas declaraciones coincidieron con la celebración de la conferencia 3D Food Printing Conference Asia-Pacific Edition, que ha contado con el apoyo de Meat & Livestock Australia, indicó el sitio Gastronomía&Cia.

Se considera que esta “tinta de carne” puede convertirse en algo común en los hogares. Cabe recordar que expertos y cocineros que trabajan con esta tecnología, aseguran que la impresión 3D no es una simple moda, sino tiene increíbles posibilidades y muy prometedoras, augurando que a medio plazo, las impresoras de alimentos se instalarán en los hogares para convertirse en un elemento habitual como el frigorífico, el lavavajillas, etc.

Comentarios