Escucha esta nota aquí

Los órganos más afectados por el coronavirus, aunque no los únicos, son los pulmones, que hoy en día deben ser más cuidados que nunca ante un posible contagio de esta enfermedad que puede ser letal.  

En invierno y en plena pandemia, se debe mantener una buena salud pulmonar, que, de acuerdo a portales especializados en salud, depende de buenos hábitos de vida que incluyan respirar aire limpio (evitar el tabaco y la contaminación), además de seguir tres pautas saludables básicas: tener una dieta adecuada, practicar ejercicio físico y dormir bien.

En lo que respecta a mantener una dieta adecuada, según el portal El Español, los alimentos antiinflamatorios y antioxidantes resultan de gran ayuda para mantener los pulmones saludables.

Es importante destacar que llevar una dieta poco nutritiva y consumir esporádicamente productos saludables no reportará los mismos beneficios para el cuerpo. A continuación, siete alimentos buenos para la salud de los pulmones.

Frutas y verduras naranjas

El diario Allergy, Asthma and Clinical Inmunology informa que las frutas y verduras naranjas disminuyen en un 52% los síntomas de asma. 

De igual manera, un estudio de la Universidad Nacional de Singapur relacionó el pigmento naranja de estos alimentos con una menor probabilidad de sufrir cáncer de pulmón. Además, la naranja, la calabaza y la papaya son ricas en antioxidantes amigables con los pulmones. También tienen un alto contenido en vitamina C, muy conocida por sus efectos contra infecciones respiratorias e inflamación.

Tomate 

Según el sitio especializado Sabervivirtv.com, este súperantioxidante protege las células de los radicales libres responsables de la degeneración de los tejidos, mejora la resistencia de la piel frente a la radiación solar y disminuye la incidencia del tumor de pulmón.

Ajo

Tiene propiedades antioxidantes, antisépticas y antibióticas por lo que, junto a su capacidad para potenciar las defensas, es un gran aliado para tratar las infecciones respiratorias.

Palta

Contiene grandes dosis de vitamina E. Un consumo diario bajo de esta vitamina, de potente efecto antioxidante, se asocia con un empeoramiento de los síntomas de las enfermedades pulmonares. Esta es una advertencia de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

La vitamina E trabaja en sinergia con la vitamina C y, además de encontrarla en la palta también se halla en los frutos secos (sobre todo las almendras), las aceitunas, el aceite de oliva virgen, las semillas crudas (calabaza, girasol, sésamo), las espinacas y el germen de trigo.

El té

Es muy rico en flavonoides y el verde, en concreto, en un tipo de ellos conocido como catequinas. "Poseen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes y se ha demostrado que inhiben la fibrosis y contribuyen la cicatrizar tejidos", explica Healthline.

El aceite de oliva

Es beneficioso para la salud cardiovascular, que es uno de los mejores para freír porque aguanta altas temperaturas sin perder propiedades y, también, es una buena fuente de esos compuestos antioxidantes y antiinflamatorios. Contiene polifenoles y vitamina E.

El yogurt natural

Es el natural, sin añadirle una cucharada de azúcar, el que aporta beneficios para nuestra salud. Uno de ellos, es el refuerzo de la flora intestinal, una comunidad de microorganismos que repercute en la salud general.

Pero, además, contiene una buena cantidad de minerales, como el calcio, el potasio, el selenio y el fósforo.