Escucha esta nota aquí

Algunos pudieron entrar en pánico, pero hace unos días, Bryan Borges, exfutbolista del Chapecoense, de 24 años, tuvo que armarse de valor e improvisar para atender el parto de su esposa en plena calle. El gran momento fue captado por las cámaras de seguridad del edificio de departamentos donde vive la pareja, en Recife, y el video fue compartido por el deportista en su cuenta de Instagram.

En el clip de 10:15 minutos se observa el recorrido de Bryan y de su esposa, Myllena Barbosa, desde que ingresan al ascensor, al parecer rumbo al hospital para recibir a su bebé. Allí, la mujer parece ya haber roto la bolsa, pues se agarra el vestido, mientras su pareja la besa y acaricia tratando de tranquilizarla.

Posteriormente, ambos salen del ascensor y en el lobby ella se sienta a descansar, mientras él masajea su vientre hasta que deciden continuar. Tan solo unos pasos después, con su esposa en brazos, Bryan recuesta a Myllena en el piso del exterior del edificio, ya que, al parecer, la mamá no resiste más. Es entonces cuando, en cuestión de cinco minutos, la mujer da a luz. 

Dos personas que transitaban por el lugar corren para auxiliarlos y traen mantas y un bolsón, mientras un guardia de seguridad queda atónito con el suceso y permanece en su caseta.

Al final, los varones, cargan a la bebé y a la madre y las llevan hasta un vehículo que seguramente los transportaría hasta un hospital. 

Como muestra de que todo salió bien, el video concluye con imágenes de la familia feliz en el hospital. La madre, bellísima; la recién nacida calmada y saludable; y el padre, con una enorme sonrisa. 

"El día más feliz de mi vida. Comparto contigo el nacimiento de mi hija. Solo agradezco a Dios por todo. @myllenabarbosa, gracias mami guerrera por hacerme sentir tranquilo todo el tiempo", escribió el futbolista junto al video, que ya tiene 2,2 millones de reproducciones.

Borges formó parte del Chapecoense entre 2017 y 2019, más no integraba el plantel en el momento del trágico accidente aéreo en el que fallecieron 71 personas, entre ellos varios jugadores del equipo brasileño.