Escucha esta nota aquí

La compañía descubridora de la Ivermectina, la estadounidense Merck, desaconseja el consumo del medicamento como remedio contra el Covid-19. La empresa ha examinado numerosos estudios disponibles y trabajos emergentes y concluye que falta evidencia científica para validar el uso medicinal.

Los análisis evaluados por Merck, empresa que fuera de Estados Unidos se conoce como MSD, revela que “no hay base científica para un posible efecto terapéutico contra Covid-19 de estudios preclínicos”, según recoge el portal digital español Redacción Médica.

El comunicado de Merck también expresa que no hay evidencia significativa de eficacia clínica en pacientes con enfermedad de coronavirus y existe “una preocupante falta de datos de seguridad en la mayoría de los estudios”.

La ivermectina, registrada comercialmente con el nombre Stromectol, se prescribe para tratamientos parasitarios estomacales.

Otros medios también señalan que según detalla el prospecto, la ivermectina está indicada para el  “tratamiento de la estrongiloidiasis intestinal (es decir, no
diseminada) provocada por el parásito nematodo Strongyloides stercoralis
 y para el tratamiento de la oncocercosis a partir del parásito
Onchocerca volvulus”.

Cómo pasó con el dióxido de cloro, la supuesta eficacia de la ivermectina comenzó a propagarse por las redes sociales, en donde fue consiguiendo adeptos. Muchos la bautizaron como la “droga milagrosa” para tratar la covid-19. Pero su eficacia, tal cual sostiene el laboratorio dueño de la patente, no se basa en evidencia científica.

Popularmente la droga es de uso veterinario y humano contra parásitos, como la sarna, la oncocercosis y los piojos.


Comentarios