Escucha esta nota aquí

El documental de Netflix The Social Dilemma cuestiona el impacto negativo de las redes sociales en nuestras vidas y al poco tiempo de su estreno se convirtió en uno de los más mirados del servicio de streaming. Incluso el creador de la serie “Juego de Tronos”, George RR Martin, se manifestó en su cuenta oficial acerca del documental y criticó el poder que tienen las grandes empresas que manejan las redes sociales.

Facebook, que es una de las directamente aludidas, ha recogido el guante y este viernes 2 de octubre publicó una respuesta a “The Social Dilemma”, en la que asegura que la producción de Netflix cae en el sensacionalismo.   

Facebook se queja de que los realizadores  del documental no incluyen información de los empleados actuales de las empresas mencionadas o de personas que tienen puntos de vista alternativos. 

"En lugar de ofrecer una visión matizada de la tecnología, ofrece una visión distorsionada de cómo funcionan las plataformas de redes sociales para crear un chivo expiatorio conveniente para problemas sociales difíciles y complejos", escribe Facebook.

 "Tampoco reconocen, de manera crítica o no, los esfuerzos que ya han realizado las empresas para abordar muchos de los problemas que plantean. En cambio, se basan en los comentarios de quienes no han estado en el interior de las empresas durante muchos años", dice el texto reproducido por el sitio CNET, especializado en temas de tecnología.

Luego, la compañía cita una lista de cosas en las que, dice, el filme "se equivoca". Cuando se trata del tema de la  adicción, por ejemplo,  Facebook dice: "Nuestros equipos de productos de News Feed no están incentivados para crear funciones que aumenten el tiempo dedicado a nuestros productos. En su lugar, queremos asegurarnos de ofrecer valor a las personas, no solo impulsar el uso" 

Facebook señala un ejemplo de 2018 cuando cambió su clasificación de News Feed para priorizar "interacciones sociales significativas" en lugar de cosas como videos virales. La compañía dice que este movimiento provocó una disminución de 50 millones de horas diarias en la plataforma. "Ese no es el tipo de cosas que haces si simplemente estás tratando de que la gente use más tus servicios", se justifica la empresa.

A continuación, Facebook refutó la idea de que los usuarios son el producto y señaló que "Facebook se financia con publicidad para que siga siendo gratuito para las personas". 

También defendió su uso de algoritmos, diciendo que la tecnología de Facebook "mantiene la plataforma relevante y útil". Señaló otras plataformas que usan algoritmos, incluida Netflix, y agregó: "Representar los algoritmos como 'locos' puede ser un buen alimento para documentales de conspiración, pero la realidad es mucho menos entretenida". 

Otros problemas que Facebook refuta incluyen cómo usa los datos , así como su supuesto papel en la contribución a la polarización y la difusión de información errónea .

Netflix no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios solicitado por CNET.