Escucha esta nota aquí

Cerca del mediodía del jueves falleció en Santa Cruz de la Sierra el destacado guitarrista y compositor chuquisaqueño Augusto Bleichner Taboada, informó a EL DEBER Óscar Fernández Bleichner, sobrino del que fuera integrante del Cuarteto Sucre y Senda Nueva.

“Mi tío estuvo internado durante dos semanas en la Caja Nacional de Salud por Covid-19 y el jueves falleció y ayer viernes recién hemos podido sepultarlo”, indicó Fernández, que agregó que además de su amplia trayectoria artística, su tío era “médico familiar” y residía en la capital cruceña, junto a su esposa y un hijo, desde hace más de 25 años.

Según datos de la página web: www.guitarrasenlaciudadblanca.com, Jaime Augusto Bleichner Taboada, nació en Sucre el 6 de Octubre de 1945, pertenecía a una familia chuquisaqueña ligada a la música.

Incursionó en la guitarra desde su adolescencia y tuvo entre sus primeros maestros a su hermano Javier Bleichner Taboada y su primo Hugo Zilveti Taboada, con los que conformó un trío de guitarras y grabaron un disco de música clásica en los estudios de la radio La Plata de la ciudad de Sucre.

 Bleichner formó parte de la Orquesta Universitaria de Cuerdas “Miguel Ángel Valda” dependiente de la Universidad San francisco Xavier, que tenía como director a Domingo Llanos, el que lo inició como solista.

Estudió medicina en la ciudad de La Paz, donde conoció al afamado maestro en guitarra clásica Pedro García Rippol

En 1977, ha pedido de su amigo Jorge Auza, graba un disco de cuecas y bailecitos en el sello Discolandia. Luego integró el grupo “Senda Nueva, antes de ausentarse a México para realizar una especialización en medicina. Allí también realizó conciertos como solista.

A su regreso al país integró el grupo Cuarteto Sucre, junto a sus hermanos Hugo, Javier y su primo Hugo Zilveti Taboada.

En 2009 recibió un homenaje de la Dirección de Cultura de la Universidad Mayor de San Francisco Xavier de Chuquisaca, por el legado que deja en sus arreglos y composiciones.

Por motivos de salud viene a radicar a la capital cruceña donde además de su labor como médico siguió su actividad musical, esta vez orientada a realizar arreglos para guitarra de taquiraris y ritmos orientales, comentó Fernández. También cabe destacar su obra como compositor.

Le sobreviven su esposa y un hijo.  

Aquí algunos de los temas que Bleichner grabó en el Centro de la Cultura Plurinacional de Santa Cruz de la Sierra: