Escucha esta nota aquí

Nadie está libre de una fiebre, ya sea niño o adulto, alguna vez la ha padecido. Desde que empiezan los primeros síntomas en el cuerpo se la debe combatir, pues puede llegar a ser muy peligrosa. Se debe actuar con rapidez, serenidad y aplicar remedios caseros o farmacéuticos, además de consultar a un médico.

La fiebre es el aumento temporal en la temperatura del cuerpo, en respuesta a alguna enfermedad o infección. Además, es uno de los principales y primeros síntomas que se manifiestan cuando una persona se ha contagiado de coronavirus.

Se considera que un adulto tiene fiebre cuando se llega a 37,5 grados centígrados, mientras que para un niño es por encima de 38 grados. Arriba de los 40 grados es muy alta y peligrosa, por lo que se debe actuar de inmediato, explicó el médico boliviano Víctor Hugo Espada.

La forma más eficiente de medir la temperatura es colocando el termómetro en una de las axilas, en la boca o en las nalgas. Mientras se realiza la medición la persona debe quedarse quieta y esperar al menos cinco minutos para saber el resultado. 

Se debe mirar bien el termómetro y una vez retirado del cuerpo fijarse hasta dónde llega la marca del mercurio, y eso es el grado de temperatura que se tiene. El horario recomendado para tomarse la temperatura, si se quiere llevar un control preventivo, es de 16:00 a 21:00.

Actualmente se usa mucho un termómetro manual, en forma de pistola, que se coloca cerca de la frente o el brazo. Se mide en las puertas de supermercados, tiendas, bancos, oficinas públicas y privadas para saber si la gente que ingresa allí tiene fiebre.



Una persona se puede dar cuenta si tiene fiebre sin tomarse la temperatura si al colocarse una mano en la frente, el cuello o un brazo está caliente. También son síntomas si tiene sudoración, sensación de frío y escalofríos, dolor de cabeza y del cuerpo, ardor de los ojos, pérdida de apetito, deshidratación y debilidad en general.

Qué hacer?

De inmediato se debe hidratar tomando agua o jugos de frutas naturales, pues con la sudoración se pierden los líquidos del cuerpo. Ponerse paños o toallas húmedas en la frente o el cuello para empezar a bajar la temperatura. Igualmente se puede usar hielo, colocado en una bolsa de tela o envuelto en un paño.

También se recomienda tomar un baño con agua tibia, descansar y evitar los movimientos bruscos. Usar ropa liviana y se tiene frío taparse con una manta, pero no muy caliente, pues se tiene que eliminar la alta temperatura.

Existe una serie de hierbas antisépticas y expectorantes que ayudan a bajar la fiebre, que se pueden tomar en infusiones tibias, como el romero, el tomillo, la salvia, la menta, la lechuga y la manzanilla, a todas ellas se le puede agregar canela. Se recomienda no comer mucho.

Si aún así no baja la fiebre se debe tomar remedios antiinflamatorios, como el paracetamol y el ibuprofeno. Lo recomendable es que se llame a un médico para que le de un tratamiento rápido y efectivo.

La tecnología ayuda

Existen aplicaciones de medición de la temperatura corporal que se encuentran en línea, es decir en la computadora o el celular, como Body Temperature App, Body Temperature Diary, Fever Control Fiebre o BodyThermo.

Con ellas no solo se mide la temperatura, sino que en caso de fiebre se orienta a la persona qué hacer inmediatamente.

La fiebre es la señal de que el cuerpo está luchando contra una enfermedad o una infección. Por ello una vez que se baja la temperatura se debe curar dicha dolencia, con un tratamiento médico guiado por un profesional en salud.