Escucha esta nota aquí

Los duques de Sussex ya respiran tranquilos, pues por el momento han resuelto sus problemas económicos, gracias al pago de 150 millones de dólares que recibieron de la productora de audiovisuales Netflix, por cinco años de trabajo. La negociación tardó algunos meses pero dio buenos resultados, ambas partes quedaron contentas con el acuerdo laboral.

Lo primero que hicieron el príncipe Harry (35) y su esposa Meghan Markle (38) fue devolver al tesoro de la corona británica los 3,1 millones de dólares que habían invertido en la refacción de su mansión en Frogmore Cottage, en los predios del castillo de Windsor, en Londres, donde vivieron cinco meses, antes de partir rumbo a Norteamérica, informó el diario inglés Daily Mail.



De igual manera pagaron otros compromisos financieros menores
que habían adquirido mientras formaban parte de la realeza británica de primera línea, a la que renunciaron hace medio año. El hijo menor de Carlos y Diana de Gales había prometido que pagaría todas sus deudas, pero que le den un tiempo, y lo está cumpliendo.

Antes de que llegue la pandemia, el príncipe Harry tuvo una conversación con los ejecutivos de Netflix para integrarse a sus equipos de producción y poder trabajar con ellos en contenidos que ofrezcan esperanza, para conseguir un mundo mejor.

La pareja y su hijo Archie dejaron en enero los palacios británicos e inicialmente se fueron a vivir a Canadá. Luego decidieron trasladarse a EEUU, donde actualmente residen. Se compraron una mansión en Santa Bárbara, California, cerca de Los Ángeles, que les costó 14 millones de dólares. Ahí tienen seguridad y son vecinos de varios artistas de Hollywood.

El primer trabajo de Meghan fue Elefantes, un documental de Disney Plus, en el cual se defiende la vida natural de estos animales en peligro de extinción y al que le pone voz a la narración. Por su parte, Harry presentó un audiovisual sobre los Juegos Paralímpicos, en el que cuenta lo importante que es este torneo para quienes han tenido dificultades físicas en la vida.



Los trabajos audiovisuales ya fueron presentados con notable éxito de audiencia internacional, por lo que los productores están satisfechos de contar en sus filas con esta pareja de celebridades.

Uno de los proyectos en carpeta es un documental sobre la fallecida princesa Diana, pero aún no está aprobado, pues Harry debe tener el consentimiento de su hermano mayor, el príncipe Guillermo, con quien sus relaciones están algo deterioradas, a raíz de su renuncia a la realeza británica.

Según el Daily Mail, los Sussex están siguiendo los pasos del matrimonio Obama, que también firmaron un millonario contrato de producción con Netflix y ya ganaron este año un Óscar, por el documental American Factory. Se comenta que es eso lo que desea Meghan, recibir en premio de la Academia de Hollywood.

¿Qué quiere Harry?

La salida del príncipe de la primera línea de la familia real británicasexto en la sucesión al trono, ocasionó su distanciamiento sobre todo con su hermano Guillermo y con su abuela, la reina Isabel II, con quien estaba muy unido. Sin embargo, él dijo que quería servir a su país y a la corona desde otro ámbito, además de brindarle una vida tranquila y normal a su hijo Archie.

Con su adhesión a Netflix quiere crear contenidos audiovisuales que informen, pero que también den esperanzas, en un mundo en el que la mayoría de las noticias son negativas. Desea mostrar que hay mucha gente trabajando por un mundo mejor, y que ellos deben ser tomados como ejemplo, informa sobre este asunto The New York Times.

Anhela producir documentales, largometrajes, programas infantiles y contenidos populares. "Como nuevos padres también es importante para nosotros crear programación familiar inspiradora. Nos complace trabajar con Netflix, cuyo alcance sin precedentes nos ayudará a compartir contenido impactante que nos obligue a entrar en acción", dijeron en un comunicado. 



Debido a sus compromisos laborales con Netflix el príncipe Harry anunció, mediante su oficina de prensa, que no estará presente en los próximos Juegos Invictus, que tienen que celebrarse en California, EEUU, en 2021.

Este evento es muy importante para él, porque los creó, los dirige y son apoyados por la corona británica. En los juegos, que se llevan a cabo cada dos años, participan en competencias deportivas excombatientes de diferentes guerras, muchos de ellos con secuelas de los enfrentamientos bélicos.

Por el momento, Harry y Meghan, y su hijo Archie, de un año y cuatro meses, tienen asegurada su situación económica con el trabajo que les brinda Netflix. 



A la duquesa de Sussex se la criticó por sus excesivos gastos en ropa y joyas, que puede seguir haciéndolos, pues el cheque millonario que recibió se lo permite. Sin embargo, la productora audiovisual también le exige trabajo de buena calidad, por lo que deberá darse tiempo para sus obligaciones laborales.