Escucha esta nota aquí

lanacion.com.ar

El productor de películas de Hollywood Harvey Weinstein fue trasladado de la cárcel de máxima seguridad de Wende, cercana a Buffalo, Nueva York, al penal de Los Ángeles conocido como el correccional de Las Torres Gemelas. Porque será en esa ciudad donde esperará el juicio por violar o agredir sexualmente a cinco mujeres, con imputaciones que podrán sumar 140 años de reclusión, según las leyes estadounidenses.

 Los abogados de Weinstein se habían opuesto a la extradición, argumentando que su representado estaba mal de salud y necesitaba tratamiento en los ojos para evitar quedarse ciego.

La defensa había presentado una petición de hábeas en la corte de Los Ángeles objetando la extradición y todavía estaba esperando el fallo de un juez, aseguró el medio especializado Variety. 

El mes pasado, un juez en Buffalo rechazó los intentos de Weinstein de bloquear la extradición, anulando las objeciones de la defensa. Los funcionarios de Los Ángeles le han asegurado al tribunal que Weinstein puede recibir atención médica adecuada en la cárcel de ese distrito.

Según las normas locales sobre extradición, los fiscales de Los Ángeles tienen 120 días para llevar a Weinstein a juicio, y esos días comenzarán a contarse desde su llegada a esa ciudad. Sin embargo, ambas partes aún deben participar en las mociones previas, por lo que no está del todo claro cuándo puede comenzar un juicio. 

Weinstein llegó al presidio de Nueva York para cumplir 23 años, según la condena de marzo de 2020 por dos delitos graves cometidos en aquel estado. Ahora se enfrenta a once cargos adicionales en Los Ángeles, que conllevan una sentencia máxima total de 140 años.

La primera condena al productor se conoció el 11 de marzo pasado. Weinstein había llegado a la corte de Nueva York en silla de ruedas porque, según sus abogados, el día anterior había sufrido una caída en la enfermería de la prisión Riker´s Island. Allí se encontraba detenido luego de haber sido dado de alta del hospital Bellevue, donde se le realizó una operación coronaria pocos días después del juicio.

De acuerdo a las normas de ese proceso judicial, Weinstein tuvo derecho a manifestarse frente al tribunal y eligió esa posibilidad. “Estoy completamente confundido” dijo, según publicó Variety. “Estoy confundido por todo esto... Este sentimiento de que miles de hombres y mujeres están perdiendo la posibilidad de tener un juicio justo. Estoy preocupado por este país”, aseguró.

Comentarios