Escucha esta nota aquí

Tras el fenómeno viral en el que se convirtió el video del cumpleaños de una furiosa María Eduarda (3), que agarra de los cabellos a su pícara hermana María Antonia (6) por soplar la vela de su torta, los familiares de las niñas abrieron una cuenta de Instagram para explicar la situación y demostrar que aunque a veces pelean, también se llevan bien como en cualquier familia.

Una de las publicaciones compartidas muestra una versión más extensa del video viral, en la que se observa que incluso hubo un tercer 'ring', pero que la cumpleañera finalmente pudo soplar sus velas. 

La cuenta se llama asmariasdepb y el perfil describe: Las Marías - Eduarda & Antonia. Las Marías de Pato Branco que representan a las hermanas de Brasil y del mundo. Además, indica que la página es administrada por los padres de las niñas. 

En cinco días, las Marías han ganado 260 mil seguidores con solo 18 publicaciones, por supuesto, la más reproducida es el video viral, a punto de alcanzar el medio millón de visualizaciones.

"La gente nos conoció a través del video. Solo unos segundos, pero este video representa a muchas familias. ¿O son tu familia los de la margarina? En el nuestro hay mucho amor, admiración, cariño y respeto, pero a veces hay peleas y eso es normal. Somos solo dos niñas que no sabemos manejar adecuadamente nuestros sentimientos. Pero estamos creciendo y aprendiendo, día tras día", dice el texto que acompaña el clip.

También hay una fotografía del mismo día del berrinche de María Eduarda en la que ambas están juntas partiendo la torta y otras en las que solo posan una al lado de la otra o graban saludos en son de paz.

El detrás de cámaras

La usuaria de YouTube Gabriela Aureluk, madrina de las hermanas, subió el incidente a la plataforma, sin saber que se esparciría como pólvora en internet. Tal fue la viralización, que medios de su país la contactaron para entrevistarla y escuchar la historia de las pequeñas traviesas.

Aureluk contó al Portal AZ que todo sucedió el domingo 18 de octubre en la ciudad de Pato Branco, provincia de Paraná (Paraná). No imaginaban lo que sucedería, por eso la cámara estaba lista para inmortalizar un tierno momento. Sin embargo, explicó que María Antonia estaba “celosa” porque su hermana menor “recibía regalos, besos, abrazos y ella nada”. “Para llamar la atención, decidió apagar la vela, pero nadie esperaba la reacción de María Eduarda. Pero al poco tiempo estaban bien, María Antonia incluso ayudó a cortar el pastel”, agregó.

Comentarios