Escucha esta nota aquí

Podría ser una mujer más que optó por trabajar en el cine para adultos, pero se trata de Mikaela Spielberg, la hija de uno de los directores de cine más respetados del mundo, Steven Spielberg, que sorprendió al anunciar su nuevo oficio hace algunos meses y que, recientemente, dijo que está feliz de desempeñarse como actriz porno. 

"Realmente disfruto el trabajo y me está dando una nueva forma de ser que afirma la vida", dijo al medio The Daily Beast. "Abrió una puerta para poder bailar. Lo mejor de todo es que en cualquier momento que quiera puedo ir al trabajo y bailar", aseguró la jovencita, de 24 años, que tiene licencia como trabajadora sexual y que aspira a convertirse en bailarina exótica.

Mikaela, la hija adoptiva del director de franquicias como Indiana Jones y ET, de 73 años, y su esposa Kate Capshaw, de 67, también dijo que el oficio resultó sanador. 

"He llegado a sentir que, de no haber hecho el trabajo que tenía que hacer, para mí misma y para mis relaciones habría muerto en un año”, expresó.

Sobre los motivos que la llevaron a incursionar en este mundo, argumentó que fue por "independencia financiera, libertad de expresión y estar 100 por ciento a cargo de su propia vida de una manera creativa y no destructiva.

También ahondó en sus actividades específicas. "No disfruto del contenido hardcore. Tengo que aclarar solo por razones de seguridad que no soy de servicio completo. Estoy en línea y solo bailo. Mi profesión es la webcam y los videos en solitario", reveló. 

En febrero, la joven, que fue adoptada por los Spielberg de recién nacida, dijo al diario The Sun, que cuando le contó a sus padres sobre su nuevo trabajo estaban "intrigados" pero "no molestos".

"Mi seguridad siempre ha sido la prioridad número uno para ellos. Estoy haciendo esto no por un impulso de lastimar a alguien, lo hago porque quiero honrar mi cuerpo de una manera que sea lucrativa. De hecho, creo que una vez que vean lo lejos que he llegado desde el fondo que estaba hace un año y medio, lo verán y dirán: 'Wow, en realidad es una joven muy segura'".

Finalmente, Mikaela confesó que continúa en la lucha contra la ansiedad, la depresión y el abuso de sustancias. "Estaba en un punto tal vez hace dos años a partir de ahora, en el que tenía el corazón roto, era vulnerable y sentía que mi alma se había dividido en dos. Y estaba encubriendo eso con la bebida. Y ya no soy así", manifestó.