Escucha esta nota aquí

Al parecer, este será el último capítulo de la triste historia que se hizo pública por medio de las redes sociales, en la que un padre se enfrenta a sus hijos por cuestiones económicas y sentimentales. Hoy, en horas de la tarde, los hijos del artista boliviano David Santalla (81): Yungaro, María Victoria y Claudia, hablaron vía Zoom de su situación como familia.

El hijo varón del actor fue quien dirigió la conferencia y expresó que renuncian al cariño de David Santalla, a una posible herencia y a toda cercanía que pudiese haber entre ellos. "Él nos ha pedido que nos alejemos y así lo estamos haciendo, lo dejamos hacer lo que vea conveniente, aunque estamos decepcionados", dijo.



Con voz entrecortada fue el más directo de los tres hermanos. Manifestó que la honorabilidad de su familia fue dañada por personas que tienen oscuros intereses. Que los han acusado de ser ellos, los hermanos Santalla, los causantes de los males de David, que ellos ocasionaron que su salud se desmejore. Y es por eso que dan un paso al costado y lo dejan que él decida sobre su vida.

A su turno, Claudia y María Victoria hicieron un nostálgico repaso de la vida de la familia Santalla. De cuando eran felices, salían de gira por todo el país, se presentaban en ciudades y pueblitos y todos esperan la voz de mando que decía: "que suba el telón" para que empiece la función que hacía divertir a grandes y a chicos.

Le recordaron que siempre estuvieron a su lado, que desde que empezaron sus problemas de salud lo acompañaban porque simplemente lo aman y lo amarán siempre. Las hermanas Santalla contaron que lloraban de tristeza cuando le daban malas noticias, de sus enfermedades, y saltaban de alegría cuando les informaban que estaba mejorando y que saldría de la etapa crítica.

Dijeron que no les importó muchas veces quedarse sin almorzar o estar en la puerta del hospital con frío, con tal de estar cerca de su padre, de recibir las recetas médicas y de salir corriendo a comprarlas para que le den inmediatamente las medicinas. Dijeron que si tendrían que hacerlo de nuevo, lo harían con amor.



Lamentan que se haya gestado una campaña de desprestigio hacia los hermanos Santalla, pero que confían en la justicia divina y que todo cae por su propio peso. Sin embargo, confiesan que les duele esta situación de distanciamiento, que nunca se imaginaron llegar al extremo de estar en los comentarios de mucha gente "que opina sin saber lo que les sucede".

Yungaro, María Victoria y Claudia Santalla desearon mucha suerte y abundante felicidad a su padre David, ahora que ha formado una nueva familia.



Comentarios