Escucha esta nota aquí

La figura legendaria de Cañoto, uno de los héroes de la independencia en Santa Cruz, se agigantará cuando se ponga en escena la obra teatral y musical Serenata a Cañoto, a cargo del elenco artístico del proyecto cultural Paitití, bajo la producción, guionización y dirección de Héctor Molina. Será desde este martes hasta el viernes 17, en la sala de teatro de la Casa de la Cultura, a las 20:00. La entrada cuesta Bs 50.

El artífice de esta obra contó que serán 60 los artistas que estarán en escena, entre actores, bailarines, músicos y extras. Participarán los elencos folclóricos Kerembas, Ame Tauná, Mitahori y Cambas Renovados, que le pondrán ritmo regional a la presentación.

Molina, que también es historiador y pedagogo, manifestó que este año se recuerdan los 167 años de la muerte de Cañoto y que hasta 1984 se le rendía homenaje masivo y público a los pies de su monumento, situado en la avenida que lleva su mismo nombre. Inexplicablemente dicho acto no se llevó a cabo más, por lo que el proyecto cultural Paitití lo retoma, pero en forma de una obra teatral musical que durará una hora.



En los cuatro días de presentación, además de actuación, música y danzas, se podrá ver en imágenes de 3D registros de Santa Cruz de la Sierra de hace 200 años, que luego darán paso a la actual ciudad, se apreciará la urbe, que se ha convertido en una gran ciudad.

También se mostrará cómo fue la gesta libertaria de septiembre de 1810, las circunstancias en la que se desarrolló y quiénes fueron sus protagonistas. Lo mismo que la historia de Cañoto, desde su nacimiento en 1790, hasta su fallecimiento, en 1854.

El historiador Hernando Sanabria Fernández escribió que Cañoto es uno de los héroes olvidados de la independencia, a quien no se le hado dado el sitio que se merece, pues fue una pieza importante en el proceso revolucionario contra la corona española en Santa Cruz.



José Manuel Baca era su verdadero nombre, pero era conocido por Cañoto, por su baja estatura, cuentan los historiadores. Tenía un carácter extrovertido, alegre y muy valiente, no le temía ni a las balas, a las batallas ni a la misma muerte. Se lo conoce como el guerrillero del fusil y la guitarra, pues le gustaba cantar y decir coplas, que él componía. Muchas de ellas eran para hacerse la burla de los realistas, lo cual enojaba mucho a los fieles a España.

Participó junto a José Manuel Mercado e Ignacio Warnes en las batallas de La Florida, en 1814, y en la del Pari, en 1816. Estuvo en el norte argentino, también en tareas libertarias, pero regresó a su tierra natal para seguir luchando por la independencia. Las autoridades de aquella época le negaron un grado militar y fue nombrado administrador de Chiquitos.

Murió el 15 de septiembre de 1854, en Santa Cruz de la Sierra. Estaba abandonado y su vida después de conseguida la independencia fue de mucha tristeza y soledad. En 2003 la Cámara de Senadores, presidida por Hormando Vaca Díez, lo nombró coronel de la república, por encargo de la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz.

Comentarios